Compartir
Margarita, Leonel y Danilo. Archivo.

Redacción/Caribbean Digital

Contra Leonel Fernández su única competencia en el PLD y quien se ha atrevido a desafiarlo públicamente, es el candidato presidencial Danilo Medina.

SANTIAGO, República Dominicana./ El liderazgo político de un gobernante como Leonel Fernández no se entrega fácilmente.

Margarita, Leonel y Danilo. Archivo.

Y traspasar ese poder acumulado gracias a casi 12 años administrando el estado es aun más difícil, máxime cuando quien podría reemplazarlo de su trono espera el momento de la venganza.

Contra Leonel Fernández su única competencia dentro de su propio partido y quien se ha atrevido a desafiarlo públicamente, es el candidato presidencial Danilo Medina.

Medina, un político sobrio y prudente sabe que su candidatura no se debe a la benevolencia del jefe de Estado y líder del Partido de la Liberación Dominicana (PLD),  ni al aprecio de sus demás compañeros, sino al rechazo de la población a la política económica del gobierno y el hecho que la Constitución prohibía la reelección.

El presidente Fernández, un político culto, sabio e inteligente, no quiere quedarse afuera en un posible gobierno de Danilo Medina, por lo cual logró que su esposa Margarita Cedeño se colara como candidata vicepresidencial.

Para nadie es un secreto que la figura con poder interno en el PLD era Danilo Medina, pero el poder avasallador del presidente Fernández cambió el panorama completamente, lo que se reflejaba con el debilitamiento de Medina.

En esta coyuntura política el PLD trata de mantenerse en el poder, con un candidato presidencial que no cuenta con el apoyo serio y decidido del líder de la organización política, que mas que sus aspiraciones, está mas interesado por el fortalecimiento político de su esposa, la candidata vicepresidencial, Margarita Cedeño.

Con Margarita como aspirante vicepresidencial, el presidente Leonel Fernández podría estar apostando a lo que ocurrió con su persona en las elecciones de 1994, cuando fue candidato a la vicepresidencia, acompañando en la boleta al extinto y fundador del PLD, Juan Bosch.

Cuando Bosch perdió esas elecciones estaba logrando parte de su objetivo y era el hecho que la figura de Leonel Fernández fuera conocida a nivel nacional y así poder proponerlo como candidato presidencial.

Finalmente sucedió, ganando Leonel la Presidencia en las elecciones de 1996, con el respaldo del Partido Reformista.

Ahora pudiera estar ocurriendo algo similar.

Aprovechando la candidatura de Danilo Medina, el presidente Leonel Fernández buscaría ahora vender la figura de su esposa, que desconocida igual que él en 1994, sin una hoja de servicio político,  trata de jugar buen papel para potenciarla como candidata presidencial en las elecciones del  año 2016.

No hay comentarios