Compartir
Estatua de la Libertad. Archivo.

Caribbean Digital

DALLAS, (AP).- La malograda ejecución de un reo en Oklahoma, en la que el condenado se contorsionó y gimió al recibir una inyección letal mal aplicada, indignó a los oponentes de la pena de muerte, provocó desafíos judiciales y atrajo la atención internacional.

Estatua de la Libertad. Archivo.
Estatua de la Libertad. Archivo.

Sin embargo, es sumamente improbable que la agonía del condenado de por sí cambie las opiniones sobre la pena capital en los estados donde más se aplican, cuyos legisladores dicen que hay poca voluntad política de oponerse a las inyecciones letales y que las complicaciones en una sola ejecución no cambiarán la situación.

El representante de Oklahoma Mike Christian, un legislador republicano que reclamó juicio político a los jueces de la Corte Suprema estatal por detener brevemente la ejecución del martes, fue implacable.

“Me doy cuenta de que esto puede parecer duro”, afirmó, “pero como padre y ex policía, realmente no me importa si es mediante inyección letal, silla eléctrica, pelotón de fusilamiento, horca, guillotina o ser arrojado a los leones”.

Los abogados defensores de los condenados a muerte confiaban en que el espectáculo del martes suministre más fundamentos para argumentar que las inyecciones son inhumanas e ilegales, pero más allá del tribunal, el apoyo a la pena capital se mantiene en los estados que han ejecutado a más condenados: Texas, Oklahoma, Florida, Missouri, Alabama, Georgia y Ohio.

En ninguno de esos estados hubo algún funcionario que hablara de usar el incidente para buscar el fin de las ejecuciones.

El representante de Missouri Paul Fitzwater, republicano que preside la comisión de asuntos correccionales de la Cámara de Representantes, calificó de “horrible” y “decididamente no humana” la ejecución fallida, pero agregó que no ha suscitado ningún pedido de reformas.

Funcionarios correccionales de Oklahoma dicen que la ejecución el martes de Clayton Lockett se complicó cuando una línea intravenosa que inyectaba drogas mortíferas se descolocó. El condenado murió poco después de un aparente ataque cardíaco. Lockett fue condenado por abrir fuego con una escopeta de caño recortado contra una muchacha de 19 años y quedarse a observar mientras dos cómplices la enterraban viva.

La gobernadora de Oklahoma Mary Fallin interrumpió una ejecución próxima mientras se investiga el incidente, pero también reafirmó su apoyo a la pena de muerte.

El viernes, el presidente Barack Obama dijo que la ejecución fallida ponía de manifiesto problemas con la pena de muerte y pidió una revisión al secretario de justicia.

Encuestas de Gallup a nivel nacional indican que el apoyo a la pena de muerte se mantiene firme, aunque ha declinado a lo largo de los últimos 20 años, del 80% a favor en 1992 a 60% hace dos años.

Cinco estados -Nueva Jersey, Nuevo México, Illinois, Connecticut y Maryland- abolieron la pena capital en los últimos siete años, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte, que se opone a ese castigo. La pena de muerte en Nueva York fue abolida por un tribunal y varios estados han puesto una moratoria sobre las ejecuciones.

No hay comentarios

Deja un comentario...