Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina.

Dr. Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD. Las plaquetas son los más pequeños entre los elementos formes de la sangre, a diferencia del glóbulo rojo, carecen de hemoglobina y su función principal es intervenir de manera directa en la formación del coágulo y evitar así que se prolongue el sangrado.

Dr. Arcenio Estévez Medina.

La cantidad normal de plaquetas va entre 150 mil y 450 mil por milímetro cúbico de sangre. Cuando el conteo de ellas está por debajo de la primera cifra se llama trombocitopenia y cuando está por encima de la segunda, trombocitosis.

El problema es que si el número de las plaquetas está por encima de lo establecido como normal se pueden formar coágulos y producir un infarto y si están por debajo se puede producir un sangrado difícil de controlar.  Estas cifras las determinamos en un simple análisis de la sangre conocido como hemograma.

CAUSAS DE TROMBOCITOPENIA

Por el uso de fármacos. Los medicamentos utilizados para la quimioterapia en el manejo del cáncer y otras enfermedades como la psoriasis, los diuréticos tiacídicos, la difenilhidantoína sódica usada en el tratamiento de la epilepsia y las sales de oro empleadas con frecuencia en personas afectadas de artritis.  También la dipirona puede producir reducción de número de plaquetas en la sangre del consumidor.  Los estrógenos usados tanto en anticoncepción como en el manejo de las molestias de la menopausia producen reducción de las cifras plaquetarias.  Así como el sulfatiozol, quina, quinidina, metildopa, aspirina y sulfametoxazol.

Problemas con la producción. Hay muchos trastornos que disminuyen la capacidad de producción de las plaquetas en la médula ósea o tuétano de los huesos donde se forman. Entre estos problemas están la fibrosis medular, aplasia de la médula e invasión de ésta por células malignas. A veces enfermedades del hígado o el riñón pueden producir una disminución de la capacidad de producción de plaquetas en la médula ósea porque una sustancia hormonal llamada trombopoyetina elaborada por estos órganos es la que activa esta acción.

Destrucción excesiva. Algunos trastornos de la coagulación sanguínea tienden a producir una aceleración de la destrucción de las plaquetas.  Las personas afectadas de tromboflebitis y con prótesis de válvulas cardíacas tienen mayores posibilidades de sufrir de bajos niveles de plaquetas que las demás.  El bazo y el hígado destruyen las plaquetas, las cuales tienen una vida muy corta, pues apenas duran entre 8 y 12 días.

Cuando el bazo atrapa las plaquetas.  El 33 por ciento de las plaquetas cuando llegan al final de su vida útil son retenidas de manera normal en este órgano.  Por esa razón a veces cuando las plaquetas están bajas se hace la extirpación del bazo y el enfermo mejora porque se deja de destruir la tercera parte de las mismas.

Por reacción del sistema inmunológico. Muchos casos de plaquetas bajas en sangre comienzan después de una enfermedad viral, como una gripe, por ejemplo.  A este proceso se ha llamado púrpura trombocitopénica idiopática.  Otra enfermedad viral que causa descensos importantes de las plaquetas es el dengue, un trastorno que utiliza a un mosquito como vector, que todavía produce muchas muertes en los países pobres.

Trastornos de la pared de los vasos. Numerosos casos de reducción de las plaquetas son debidos a que hay un problema en la capa interna de los vasos, llamada endotelio, que produce la reacción capaz de destruir a las plaquetas.  Por lo general estos trastornos causan hemorragias pequeñas en la piel y las mucosas, que ceden con gran facilidad.

CAUSAS DE TROMBOCITOSIS.

La trombocitosis aparece con frecuencia en las personas que por cualquier razón les han extirpado el bazo (esplenectomía), falta de hierro, hemorragia, inflamación, cánceres y el uso de medicamentos como la vincristina.

Debido al alto riesgo de producir trombosis, embolia, tromboflebitis, infarto cerebral y cardíaco debemos tratar de resolver la trombocitosis los más rápido posible para evitar un desenlace fatal.

También son responsables de la elevación del número de plaquetas el incremento de los niveles del  fibrinógeno y la homocisteína en sangre.  Lo que aumenta el riesgo de infarto agudo al miocardio (ataque al corazón), trombosis cerebral, embolia pulmonar y tromboflebitis entre muchos otros trastornos.

No hay comentarios