Compartir
Herminia Canaán campeona bruta A, 63 gopes, premia Olga de Vargas.

Servicios/Caribbean Digital

Monseñor Nouel, RD.- Las veteranas competidoras Herminia Canaán y María Elena Aguiló se proclamaron campeonas gross del intercambio amistoso entre los clubes de golf, del Buena Vista de Bonao y el emblemático Santo Domingo Country Club, actividad de hermandad en que fue galardonada la distinguida dama de la sociedad local Teresa Santos de Tiburcio.

Herminia Canaán campeona bruta A, 63 gopes, premia Olga de Vargas.

La bonaense Canaán, hizo 63 golpes para adquirir el premio bruto en el nivel A, en la actualidad se mantiene en el mundo golfístico en los Estados Unidos, aprovechó sus vacaciones para disfrutar del excelente círculo amistoso entre el SD Country Club y Bonao.

Las jugadoras de los clubes de golf, Buena Vista de Bonao y del emblematico Santo Domingo Country Club.

Durante el recorrido de las dos vueltas estuvo enseñando, para motivar a que hagan un buen juego junto a sus compañeras, buscando que enseñando también se aprende.

En la categoría B, Aguilo, estuvo estelar compenetrada en su juego, con buena progresividad en las dos vueltas, preciso 39 y 35 golpes, siete greenes de regularidad, dos pares en la primera ronda y cerró con 4 pares, 74 golpes brutos.

Conquistaron las coronas netas en A y B, Olga de Vargas, 56 golpes y Socorro Vicioso con 52 golpes, ambas del Santo Domingo Country Club, cabe destacar que la señora Vargas es la directora de la división femenina de dicha entidad capitalina, con el respaldo de su presidente Alejandro Santelises.

Para mantener la esencia del golf, entregaron los premios a las más honestas por Bonao, Juana Rosario (2) y por el SD Country Club, Mirka García (1), logrando 104 y 109 golpes respectivamente.

Los galardones de los acercamientos a banderas fueron conseguidos por María Elena Aguiló y Olga de Vargas.

La hermandad estuvo completa entre directivos del Bonao Golf Club, encabezada por su presidente Octavio Marmolejos, acompañado de Osvaldo Canaán y varios directivos.

Se realizaron las acostumbradas rifas, pero el detalle más trascendental de la convivencia fue en que los presentes almorzaron en camaradería con los caddies, degustando una rica paella valenciana típica de la zona del Cibao, componente de carnes de tierra y aire, así como un rico buffet; fungió de estadístico y maestro de ceremonia Rafael Tiburcio.  (Texto y fotos: Prof. WMBurgos)

No hay comentarios