Compartir
Entierro de las Aguilas. Foto Google.

Radhamés Bonilla

Especial/Caribbean Digital

 

 

SANTIAGO, RD./ Ha fallecido en el sector Gurabito, próximo al ensanche Bolívar, quien en vida se llamó Águilas Cibaeñas.

Entierro de las Aguilas. Foto Google.
Entierro de las Aguilas. Foto Google.

Sus deudos principales Winston –Chilote-Llenas, Félix Fermín, Quilvio Hernández y Juanchi Sánchez. 

Sus hijos: Elián Herrera, Manny Ramírez, Miguel Tejada,  Joaquín Francisco Peña, T J Peña, Lorenzo Barceló, Ángel Castro, etc., y unos pitchers mexicanos sin nombre, así como todos los demás que cargaron por meses su pesada cruz. 

  Sus periodistas y amigos mas cercanos: Kevin Cabral, Mendy López, Santana Martínez, Luichy Sánchez, Mickey Mena, Andrés García, Danilo Basilio,  y los demás miembros de la cadena de radio y tv, Rafael Tomás Bonilla, responsable de cabar el hoyo donde será enterrada.

Sus parientes cercanos el periodista Héctor García (El apreciado Papullo), Rolin Fermín, Rafael Baldayac y su esposa la llorona Angelina  Cáceres de Baldayac y sus dos hijos los menores Rafael Enrique y José Ángel Baldayac Cáceres, Tuto Tavárez, Rafael Pappy Pérez, Fellito Ortiz, su esposa Isabel de Ortiz y los hijos de ambos Elián e Israel, así como la inconsolable Annery Guillermo de Bonilla y toda la recua de seguidores y fanáticos malos perdedores, pasan por la profunda pena de informarle que fue asesinada anoche las Águilas Cibaeñas, por un León enfurecido que como burla después del crimen celebró el hecho en el mismo terreno del Águila vilmente agredida y en la presencia de todos sus seguidores.

No se sabe todavía cuando será llevará a efecto el sepelio, el cual se realizará tanto pronto le hagan la autopsia,  para saber cuántos zarpazos, mordidas y estrujones le propinó el incontenible León.

Se avisará por este medio el día de la vela y no se le hará misa de los nueve días porque no vale la pena perder tiempo con un alma atormentada de quien en vida fue la más cuerdera de todas las aves del mundo.

Paz a sus restos y a sus entristecidos deudos que no lloren y que vayan a la tienda  La Opera de la calle Del Sol a comprar la tela del luto y luego pasen por la Fiscalía a poner la querella, porque eso no pueden dejarlo así, y la justicia debe perseguir al León agresor, aunque se cree que ya se fue para su selva, a celebrar el crimen.

A los que creen en la reencarnación se le avisa que en octubre próximo el Águila va a reencarnar, aunque muy débil, desplumada y talvez con nuevos parientes.

Paz a sus restos, los que serán posiblemente sepultados frente al Estadio Cibao, precisamente donde está la escultura  de la difunta.

Y por favor, perdonen la irreverencia de escribir en rojo esta nota luctuosa.

 

 

El autor es cronista deportivo y abogado (Doliente entrañable de un Tigre azul  que murió primero que el Águila) 

No hay comentarios

Deja un comentario...