Compartir
Mildred Ella Didriksen "Babe" Zaharias, su verdadero nombre, nació en Port Arthur, Texas, el 26 de junio de 1911.

Rafael Baldayac

Redacción/Caribbean Digital

SANTIAGO, República Dominicana./ Babe Didrikson Zaharias, considerada la más grande atleta femenina de todos los tiempos, se convirtió el 21 de marzo de 1934 en la primera mujer en lanzar en el béisbol de las Grandes Ligas cuando en un partido de exhibición entre Atléticos de Filadelfia y Dodgers de Brooklyn, trabajó en una entrada completa.

Mildred Ella Didriksen "Babe" Zaharias, su verdadero nombre, nació en Port Arthur, Texas, el 26 de junio de 1911.

Comenzó su actuación tambaleante al otorgar base por bola al primer bateador, golpeo al segundo adversario, pero tuvo la suerte que el tercer hombre que enfrento lo puso a batear  para triple play en el tercer episodio de ese juego celebrado hace hoy 77 años en Brooklyn, New York.

Mildred Ella Didriksen “Babe” Zaharias, su verdadero nombre,  nació en Port Arthur, Texas, el 26 de junio de 1911, y esta considerada la  deportista estadounidense, más polivalentes de la historia.

Se perfilaba como una gran atleta desde el momento en que demostró que era lo suficientemente fuerte para hacer swing con un bate de béisbol.

Jugando con los chicos de su edad conectó cuatro jonrones en un partido de béisbol escolar. Ella decía que en lugar de perder el tiempo jugando con las muñecas,  prefería hacer ejercicio utilizando una “máquina”, construidas con palos de escoba y las planchas de hierro de su madre, en el  patio trasero de su casa, donde hacia levantamiento de pesas.

Jugando en la secundaria Beaumont High School participó dos veces en el equipo femenino All-American de básquet y cuando tenía 18 años empezó a destacarse en distintas actividades atléticas, desde carreras de velocidad hasta lanzamiento de la jabalina.

Estableció tres récords nacionales en pruebas de atletismo. Participó en innumerables competencias de pentatlón y decatlón.
En los Juegos Olímpicos de Los Ángeles celebrados en 1932 ganó y estableció nuevos récords mundiales en lanzamiento de jabalina (43,69m) y en los 80m vallas (11,7 seg).
Posteriormente jugó en el básquet profesional, actuó en music-hall y aprendió a jugar al golf. Entre 1936 y 1954 ganó todos los grandes campeonatos femeninos de golf, incluyendo el campeonato amateur de los Estados Unidos (1946), el campeonato del mundo (1948, 1949, 1950, 1951) y el Abierto femenino de Estados Unidos (1948, 1950 y 1954), ambos torneos profesionales.
Con 21 años, participó en los Juegos Olímpicos de 1932, donde ganó las medallas de oro olímpicas en lanzamiento de jabalina y carrera con vallas.

Aunque, en realidad Mildred pretendía participar en cinco disciplinas de atletismo, según los reglamentos sólo podía tomar parte en tres, por lo que finalmente compitió en lanzamiento de jabalina, 80 metros valla y salto de altura.

En las tres categorías consiguió medalla. Obtuvo oro en la jabalina y 80 metros valla (en esta batió el récord mundial) y plata en una controvertida final de salto de altura, ya que aunque alcanzó la misma marca que su compañera Jean Shiley, los jueces decidieron otorgarle la medalla de oro a Shiley, relegando a Didriksen al segundo puesto.

Buscando nuevos desafíos, en 1935 descubrió el golf. Al poco tiempo pudo medirse con los mejores golfistas del país. En 1938 compitió en el Abierto de Los Ángeles, un torneo masculino de golf, siendo su entrenador George Zaharias, un conocido luchador profesional y promotor deportivo, con el que Didriksen se casaría en diciembre de ese mismo año.

En 1942 consiguió el estatus de jugadora amateur y alcanzó el rango de profesional en 1947. Como profesional ganó tres veces el Abierto de Estados Unidos femenino y fue la primera golfista estadounidense que venció en el Campeonato británico de amateurs en la localidad escocesa de Gullane.

Mientras que en 1948, ganó su primer Abierto de EE.UU. en femenino,  así como el Campeonato Mundial y el Open All-American . Ella continuó con su impresionante actuación en el LPGA Tour en los siguientes años.

Poco después de ganar la edición inaugural en Beaumont, en abril de 1953, Babe supo que tenía cáncer.  Los cirujanos extrajeron el tumor, pero descubrió que el cáncer se había extendido en sus ganglios linfáticos, que eran inoperables.

Catorce semanas después, ella jugó en un torneo. Al año siguiente se había completado una  ronda de golf increíble, para ganar su tercer Abierto de Mujeres de EE.UU., sumando así a cinco títulos y su sexta elección como Atleta Femenina del Año.

Abandonó el juego cuando el dolor en la espalda inferior, causado por el cáncer, se hizo insoportable en 1955.  El 27 de septiembre de 1956, Babe murió de la enfermedad en Galveston, Texas.  Ella tenía 45 años.

RB//////

No hay comentarios