Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Dr. Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

Algunos historiadores afirman que en tiempos precolombinos los aztecas tenían lugares destinados a la atención de los enfermos y que los mantenían separados de los habitantes sanos de su imperio.

Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Cuando la iglesia católica y el reinado de España crearon las condiciones para los primeros hospitales en América e iniciaron con algunos establecimientos para atender a los enfermos no se imaginaron que éstos iban a llegar a las grandes y modernas construcciones con el propósito, más que de sanar, de ser instituciones con la visión hotelera de tener siempre sus habitaciones ocupadas y que representan grandes gastos para las personas y los gobiernos.  Lo peor de todo es que no hemos escogido como modelos de salud a los que hacen su inversión en base a la prevención, donde en lo menos que se piensa es en tener personas enfermas internas, se apuesta a la salud del ser humano y no a la enfermedad.

El Hospital de San Nicolás de Bari construido en La Española en el año 1509, durante el virreinado de Fray Nicolás de Ovando fue el pionero de los centros de salud para internar a los enfermos en el Continente Americano.  Unos 15 años más tarde Hernán Cortés edificó en México el Hospital de la Inmaculada Concepción y en el año 1531 se funda el Hospital de Santa Fe en Nuevo México.  Después de esa obra, en lo que hoy es Guatemala, don Jorge Alvarado fundó en el año 1527 el Hospital de la Misericordia.

Francisco Pizarro funda en 1538 el primer hospital de Perú, en la hoy ciudad de Lima, capital de ese país de América del Sur.

En el año 1566 Fray Bernardino Alvarez fundó el primer manicomio de América y lo hizo en México.  Lo llamó Hospital de los inocentes, aunque no tenía en lo absoluto nada que ver con niños.

Los franceses no querían quedarse atrás en la salud de los habitantes de América, pues la competencia era grande a nivel mundial y en año 1639, en Quebec, Canadá fundaron el Hospital Hotel Dieu, igual que los anteriores, fue dirigido por religiosos católicos.  Cinco años después en Montreal hicieron otro hospital y lo bautizaron con el mismo nombre.

A partir del año 1800 en los Estados Unidos de Norteamérica se fundan varios hospitales dirigidos por religiosos protestantes.

Toda esta participación caritativa y solidaria de los religiosos hizo posible que la medicina y los hospitales evolucionaran de manera rápida y se mantuviera al día bajo la influencia europea de esos tiempos.

No hay comentarios

Deja un comentario...