Compartir
En la zona rosa de La Valerio, en el sector de La Joya, en la parte baja de esta ciudad, lugar por donde frecuentan trabajadoras sexuales con sus clientes. Archivo

Redacción/Caribbean Digital

 

SANTIAGO, RD.– La Jefatura de la Policía Nacional en esta ciudad garantizó la preservación del orden y el pudor público, por lo que instruyó a los agentes vigilar las zonas frecuentadas por trabajadoras sexuales como forma de enfrentar la explotación sexual en el país.

En la zona rosa de La Valerio, en el sector de La Joya, en la parte baja de esta ciudad, lugar por donde frecuentan trabajadoras sexuales con sus clientes. Archivo
En la zona rosa de La Valerio, en el sector de La Joya, en la parte baja de esta ciudad de Santiago, lugar por donde frecuentan trabajadoras sexuales con sus clientes. Archivo

El director del Comando Cibao Central, general Neivis Luis Pérez Sánchez, dijo que están apoyando la iniciativa de las autoridades y advirtió que aquel que viole la disposición se le aplicara el peso de la ley.

“Apoyamos la iniciativa y haremos todo el esfuerzo necesario para que se cumpla”, afirmó el alto oficial, al ser consultado por reporteros de Caribbean Digital de manera particular por la zona rosa de La Valerio, en el sector de La Joya, en la parte baja de esta ciudad, lugar por donde frecuentan trabajadoras sexuales con sus clientes.

“Vamos a aplicar la ley sin maltratar a las mujeres  ni a sus clientes”, dijo el general Pérez Sánchez, quien participó la noche de este miércoles en la inauguración de la feria de vehículos Anadive 2013, en el Gran Teatro del Cibao.

Trabajadoras sexuales de la República Dominicana rechazaron la intención de las autoridades de perseguir a sus clientes como forma de enfrentar la explotación sexual en el país, cuarto proveedor de mujeres para esta actividad en el mundo, por detrás de Tailandia, Filipinas y Brasil.

El Movimiento Mujeres Unidas (Modemu), que agrupa a las trabajadoras sexuales del país, señaló que la ‘represión‘ no¡ resolverá la situación y que la medida, ratificada el miércoles por el procurador Francisco Domínguez Brito, las empujará a la clandestinidad, lo que aumentaría las posibilidades de contagiarse de alguna enfermedad de transmisión sexual.

No hay comentarios