Compartir

De las reflexiones

Fidel Castro Ruz

Especial/Caribbean Digital

LA HABANA, Cuba./ Como algunos conocen, en septiembre de 1969, Muammar al-Gaddafi, un
militar árabe beduino de peculiar carácter e inspirado en las ideas
del líder egipcio Gamal Abdel Nasser, promovió en el seno de las
Fuerzas Armadas un movimiento que derrocó al Rey Idris I de Libia, un
país desértico casi en su totalidad y de escasa población, situado al
norte de África, entre Túnez y Egipto.
Los importantes y valiosos recursos energéticos de Libia fueron
descubriéndose progresivamente.
Nacido en el seno de una familia de la tribu beduina de pastores
nómadas del desierto, en la región de Trípoli, Gaddafi era
profundamente anticolonialista. Se asegura que un abuelo paterno murió
luchando contra los invasores italianos cuando Libia fue invadida por
éstos en 1911. El régimen colonial y el fascismo cambiaron la vida de
todos. Se dice, igualmente, que el padre sufrió prisión antes de
ganarse el pan como obrero industrial.
Incluso, los adversarios de Gaddafi aseguran que se destacó por su
inteligencia como estudiante; fue expulsado del liceo por sus
actividades antimonárquicas. Logró matricularse en otro liceo y
después graduarse en leyes en la Universidad de Bengasi a los 21 años.
Ingresa después en el Colegio Militar de Bengasi donde creó lo que se
denominó el Movimiento Secreto Unionista de Oficiales Libres,
concluyendo posteriormente sus estudios en una academia militar
británica.
Estos antecedentes explican la notable influencia que ejerció después
en Libia y en otros líderes políticos, estén hoy a favor o en contra
de Gaddafi.
Había iniciado su vida política con hechos incuestionablemente revolucionarios.
En marzo de 1970, tras manifestaciones masivas nacionalistas, logró la
evacuación de  los soldados británicos del país y, en junio, Estados
Unidos desalojó la gran base aérea cerca de Trípoli, entregada a
instructores militares egipcios, país aliado a Libia.
En 1970, varias compañías petroleras occidentales y sociedades
bancarias con participación de capitales extranjeros fueron afectadas
por la Revolución. A fines de 1971, la famosa British Petroleum corrió
la misma suerte. En el área agropecuaria todos los bienes italianos
fueron confiscados, los colonos y sus descendientes expulsados de
Libia.
La intervención estatal se orientó al control de las grandes empresas.
La producción de ese país pasó a disfrutar de uno de los niveles más
altos del mundo árabe. Se prohibió el juego y el consumo de alcohol.
El estatus jurídico de la mujer, tradicionalmente limitado, fue
elevado.
El líder libio se enfrascó en teorías extremistas que se oponían tanto
al comunismo como al capitalismo. Fue una etapa en la que Gaddafi se
dedicó a la teorización, que no tiene sentido incluir en este
análisis, aunque sí señalar que en el artículo primero de la Proclama
Constitucional de 1969 se establecía el carácter “Socialista” de la
Jamahiriya Árabe Libia Popular.
Lo que deseo enfatizar es que a Estados Unidos y sus aliados de la
OTAN nunca le interesaron los derechos humanos.
La olla de grillos que tuvo lugar en el Consejo de Seguridad, en la
reunión del Consejo de Derechos Humanos con sede en Ginebra, y en la
Asamblea General de la ONU en Nueva York, fue puro teatro.
Comprendo perfectamente las reacciones de los líderes políticos
envueltos en tantas contradicciones y estériles debates, dada la
urdimbre de intereses y problemas que deben atender.
Todos sabemos muy bien que el carácter de miembro permanente, el poder
de veto, la posesión de armas nucleares, y no pocas instituciones son
fuentes de privilegios e intereses impuestos por la fuerza a la
humanidad. Se puede estar o no de acuerdo con muchas de ellas, pero
jamás aceptarlas como medidas justas o éticas.
El imperio pretende ahora hacer girar los acontecimientos en torno a
lo que hizo o no Gaddafi, porque necesita intervenir militarmente en
Libia y golpear la ola revolucionaria desatada en el mundo árabe.
Hasta ahora no se decía una palabra, se guardaba silencio y se hacían
negocios.
Promovida la latente rebeldía libia por los órganos de inteligencia
yanki, o por los errores del propio Gaddafi, es importante que los
pueblos no se dejen engañar, ya que muy pronto la opinión mundial
tendrá suficientes elementos para saber a qué atenerse.
A mi juicio, y así lo expresé desde el primer momento, había que
denunciar los planes de la belicosa OTAN.
Libia, igual que muchos países del Tercer Mundo, es miembro del
Movimiento de Países No Alineados, del Grupo de los 77 y otras
organizaciones internacionales, a través de las cuales se establecen
relaciones independientemente de su sistema económico y social.
A grandes rasgos: la Revolución en Cuba, inspirada en principios
Marxistas-Leninistas y Martianos, había triunfado en 1959 a 90 millas
de Estados Unidos, que nos impuso la Enmienda Platt y era propietario
de la economía de nuestro país.
Casi de inmediato, el imperio promovió contra nuestro pueblo la guerra
sucia, las bandas contrarrevolucionarias, el criminal bloqueo
económico, y la invasión mercenaria de Girón, custodiada por un
portaaviones y su infantería de marina lista para desembarcar si la
fuerza mercenaria obtenía determinados objetivos.
Apenas año y medio después nos amenazó con el poderío de su arsenal
nuclear. Una guerra de ese carácter estuvo a punto de estallar.
Todos los países latinoamericanos, con la excepción de México,
participaron del criminal bloqueo que todavía perdura, sin que nuestro
país jamás se rindiera. Es importante recordarlo para los que carecen
de memoria histórica.
En enero de 1986, esgrimiendo la idea de que Libia estaba detrás del
llamado terrorismo revolucionario, Reagan ordenó romper relaciones
económicas y comerciales con ese país.
En marzo, una fuerza de portaaviones en el Golfo de Sirte, dentro de
aguas consideradas nacionales por Libia, desató ataques que
ocasionaron la destrucción de varias unidades navales provistas de
lanzamisiles y de sistemas de radares de costa que ese país había
adquirido en la URSS.
El 5 de abril, una discoteca en Berlín Occidental, frecuentada por
soldados de Estados Unidos, fue víctima de explosivos plásticos, en el
que tres personas murieron, dos de ellas militares norteamericanos y
muchos fueron heridos.
Reagan acusó a Gaddafi y ordenó a la Fuerza Aérea que diera respuesta.
Tres escuadrones despegaron de los portaaviones de la VI Flota y bases
en el Reino Unido, atacaron con misiles y bombas siete objetivos
militares en Trípoli y Bengasi. Alrededor de 40 personas murieron, 15
de ellas civiles. Advertido del avance de los bombarderos, Gaddafi
reunió la familia y estaba abandonando su residencia ubicada en el
complejo militar de Bab Al Aziziya, al sur de la capital. No había
concluido la evacuación cuando un misil impactó directamente en la
residencia, su hija Hanna murió y otros dos hijos resultaron heridos.
El hecho recibió un amplio rechazo; la Asamblea General de la ONU
aprobó una resolución de condena por violación de la Carta de la ONU y
el Derecho Internacional. Igual hizo en términos enérgicos el
Movimiento de Países No Alineados, la Liga Árabe y la OUA.
El 21 de diciembre de 1988, un Boeing 747 de la compañía Pan Am que
volaba de Londres a Nueva York se desintegró en pleno vuelo por el
estallido de una bomba, los restos cayeron sobre la localidad de
Lockerbie, y la tragedia costó 270 vidas de 21 nacionalidades.
En un principio el Gobierno de Estados Unidos sospechó de Irán, como
represalia por la muerte de 290 personas por el derribo de un Airbus
de su línea estatal. Las investigaciones, según los yankis, implicaban
dos agentes de la inteligencia Libia. Imputaciones similares contra
Libia se hicieron por un avión de la aerolínea francesa en ruta
Brazzaville-N’Djamena-Paris, implicando a funcionarios libios que
Gaddafi rechazó extraditar por hechos que negó categóricamente.
Una leyenda tenebrosa se fabricó contra él con la participación de
Reagan y Bush padre.
Desde 1975 hasta la etapa final del gobierno de Reagan, Cuba se había
consagrado a sus deberes internacionalistas en Angola y otros países
de África. Conocíamos de los conflictos que se desarrollaron en Libia
o en torno a ella por lecturas y testimonios de personas muy
vinculadas a ese país y al mundo árabe, así como por las impresiones
que guardamos de numerosas personalidades de distintos países con los
que tuvimos contactos en aquellos años.
Muchos conocidos líderes africanos con los que Gaddafi mantenía
relaciones estrechas se esforzaron por buscar soluciones a las tensas
relaciones entre Libia y el Reino Unido.
El Consejo de Seguridad le había impuesto sanciones a Libia que
comenzaron a superarse cuando Gaddafi aceptó someter a juicio, con
determinadas condiciones, a los dos acusados por el avión que estalló
sobre Escocia.
Delegaciones libias comenzaron a ser invitadas a reuniones
intereuropeas. En julio de 1999 Londres inició el restablecimiento de
relaciones diplomáticas plenas con Libia, después de algunas
concesiones adicionales.
En septiembre de ese año, los ministros de la Unión Europea aceptaron
revocar las medidas restrictivas al comercio tomadas en 1992.
El 2 de diciembre, Massimo D’Alema, primer ministro italiano, realizó
la primera visita de un jefe de gobierno europeo a Libia.
Desaparecida la URSS y el campo socialista de Europa, Gaddafi decidió
aceptar las demandas de Estados Unidos y la OTAN.
Cuando visité Libia en mayo de 2001, me exhibió las ruinas del traidor
ataque con que Reagan asesinó a su hija, y estuvo a punto de
exterminar a toda la familia.
A inicios del 2002, el Departamento de Estado informó que estaban en
curso conversaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Libia.
En mayo se había vuelto a incluir a Libia en la lista de Estados
patrocinadores del terrorismo, aunque, en enero, el presidente George
W. Bush no había mencionado al país africano en su célebre discurso
sobre los integrantes del “eje del mal”.
Al iniciarse el año 2003, en virtud del acuerdo económico sobre
indemnizaciones alcanzado entre Libia y los países demandantes, Reino
Unido y Francia, el Consejo de Seguridad de la ONU levantó las
sanciones de 1992 contra Libia.
Antes de finalizar el 2003, Bush y Tony Blair informaron de un acuerdo
con Libia, país que había entregado a expertos de inteligencia del
Reino Unido y Washington documentación de los programas no
convencionales de armas, así como misiles balísticos con un alcance
superior a 300 kilómetros. Funcionarios de ambos países ya habían
visitado diversas instalaciones. Era el fruto de muchos meses de
conversaciones entre Trípoli y Washington, como reveló el propio Bush.
Gaddafi cumplió sus promesas de desarme. En pocos meses Libia entregó
las cinco unidades de misiles Scud-C con un alcance de 800 kilómetros
y los cientos de Scud-B, cuyo alcance sobrepasaba los 300 kilómetros
en misiles defensivos de corto alcance.
A partir de octubre de 2002 se inició el maratón de visitas a Trípoli:
Berlusconi, en octubre de 2002; José María Aznar, en septiembre de
2003; Berlusconi de nuevo en febrero, agosto y octubre de 2004; Blair,
en marzo de 2004; el alemán Schröeder, en octubre de ese año; Jacques
Chirac, en noviembre de 2004. Todo el mundo feliz. Poderoso caballero
es don dinero.
Gaddafi recorrió triunfalmente Europa. Fue recibido en Bruselas en
abril de 2004 por Romano Prodi, presidente de la Comisión Europea; en
agosto de ese año el líder libio invitó a Bush a visitar su país;
Exxon Mobil, Chevron Texaco y Conoco Philips ultimaban la reanudación
de la extracción de crudo a través de joint ventures.
En mayo de 2006, Estados Unidos anunció la retirada de Libia de la
lista de países terroristas y el establecimiento de relaciones
diplomáticas plenas.
En 2006 y 2007, Francia y Estados Unidos suscribieron acuerdos de
cooperación nuclear con fines pacíficos; en mayo de 2007, Blair volvió
a visitar a Gaddafi en Sirte. British Petroleum firmó un contrato
“enormemente importante” según se declaró para la exploración de
yacimientos de gas.
En diciembre de 2007, Gaddafi realizó dos visitas a Francia y firmó
contratos de equipamientos militares y civiles por valor de 10 000
millones de euros; y a España, donde se entrevistó con el presidente
del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. Contratos millonarios se
suscribieron con importantes países de la OTAN.
¿Qué es lo que ahora ha originado la retirada precipitada de las
embajadas de Estados Unidos y los demás miembros de la OTAN?
Todo resulta sumamente extraño.
George W. Bush, el padre de la estúpida guerra antiterrorista, declaró
el 20 de septiembre de 2001 a los cadetes de West Point “Nuestra
seguridad requerirá […] la fuerza militar que ustedes dirigirán, una
fuerza que debe estar lista para atacar inmediatamente en cualquier
oscuro rincón del mundo. Y nuestra seguridad requerirá que estemos
listos para el ataque preventivo cuando sea necesario defender nuestra
libertad y […] nuestra vidas.”
“Debemos descubrir células terroristas en 60 países o más […] Junto a
nuestros amigos y aliados, debemos oponernos a la proliferación y
afrontar a los regímenes que patrocinan el terrorismo, según requiera
cada caso.”
¿Qué pensará Obama de ese discurso?
¿Qué sanciones impondrá el Consejo de Seguridad a los que mataron más
de un millón de civiles en Irak y a los que todos los días asesinan
hombres mujeres y niños en Afganistán, donde en días recientes la
población enardecida se lanzó a las calles a protestar contra la
matanza de niños inocentes?
Un despacho de la AFP procedente de Kabul, fechado hoy 9 de marzo,
rebela que: “El año pasado fue el más letal para los civiles en nueve
años de guerra entre los talibanes y las fuerzas internacionales en
Afganistán, con casi 2.800 muertos, un 15% mas que en 2009, indicó el
miércoles un informe de la ONU, que subraya el costo humano del
conflicto para la población.”
“…la insurrección de los talibanes se intensificó y ganó terreno en
estos últimos años, con acciones de guerrilla más allá de sus
bastiones tradicionales del sur y del este.”
“Con 2 777 exactamente, el número de civiles muertos en 2010 aumentó
en 15% con respecto a 2009, indica el informe anual conjunto de la
Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán…”
“El presidente Barack Obama expresó el 3 de marzo su “profundo pesar”
al pueblo afgano por los nueve niños muertos, y también lo hicieron el
general estadounidense David Petraeus, comandante en jefe de la ISAF,
y el secretario de Defensa, Robert Gates.”
“…el reporte de la UNAMA destaca que el número de civiles muertos en
2010 es cuatro veces superior a los soldados de las fuerzas
internacionales caídos en combate en ese mismo año.
“El año 2010 ha sido, de lejos, el año más mortífero para los soldados
extranjeros en nueve años de guerra, con 711 muertos, confirmando que
la guerrilla de los talibanes se intensificó pese al envío de 30.000
soldados estadounidenses de refuerzo el año pasado.”
Durante 10 días, en Ginebra y en Naciones Unidas, se pronunciaron más
de 150 discursos sobre violaciones de los derechos humanos que fueron
repetidos millones de veces por televisión, radio, Internet y la
prensa escrita.
El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, en su
intervención del pasado 1º de marzo de 2011 ante los Ministros de
Relaciones Exteriores reunidos en Ginebra, expresó:
“La conciencia humana rechaza la muerte de personas inocentes en
cualquier circunstancia y lugar. Cuba comparte plenamente la
preocupación mundial por las pérdidas de vidas de civiles en Libia y
desea que su pueblo alcance una solución pacífica y soberana a la
guerra civil que allí ocurre, sin ninguna injerencia extranjera, y que
garantice la integridad de esa nación.”
Algunos de los párrafos finales de su intervención fueron lapidarios:
“Si el derecho humano esencial es el derecho a la vida, ¿estará listo
el Consejo para suspender la membresía de los Estados que desaten una
guerra?”
“¿Suspenderá a los Estados que financien y suministren ayuda militar
empleada por el Estado receptor en violaciones masivas, flagrantes y
sistemáticas de los derechos humanos y en ataques contra la población
civil, como las que ocurren en Palestina?
“¿Aplicará esa medida contra países poderosos que realicen ejecuciones
extrajudiciales en territorio de otros Estados con empleo de alta
tecnología, como municiones inteligentes y aviones no tripulados?
“¿Qué ocurrirá con Estados que acepten en sus territorios cárceles
ilegales secretas, faciliten el tránsito de vuelos secretos con
personas secuestradas o participen de actos de tortura?”
Compartimos plenamente la valiente posición del líder bolivariano Hugo
Chávez y el ALBA.
Estamos contra la guerra interna en Libia, a favor de la paz inmediata
y el respeto pleno a la vida y los derechos de todos los ciudadanos,
sin intervención extranjera, que solo serviría a la prolongación del
conflicto y los intereses de la OTAN.

Fidel Castro Ruz
Marzo 9 de 2011
9 y 35 p.m.


Sonia Arias Curbelo
Primera Secretaria
Embajada de Cuba
http://embacu.cubaminrex.cu/dominicana

No hay comentarios

Deja un comentario...