Compartir

Caribbean Digital

(BBC Mundo).

 Con el “fin de mundo” cerca, la Administración Nacional del Aire y del Espacio de EE.UU., la prestigiosa NASA, ha estado respondiendo preguntas de personas que quieren saber si hay razones para creer que el fin de los tiempos será este viernes 21 de diciembre, como dicen algunas interpretaciones del calendario maya.

La NASA incluso dedicó una columna, “Pregúntele al astrobiólogo”, para atender las inquietudes de un número creciente de personas con inquietudes. Según datos de la agencia estadounidense han recibido más de 5.000 preguntas relacionadas que han atendido con unas 400 respuestas colocadas en su sitio web.

Sin embargo, tomando en cuenta que muchos todavía no creen que el hombre haya llegado a la Luna en 1969, la NASA enfrenta el problema de tratar de convencer a quienes no tienen mucha fe en el gobierno y en las explicaciones oficiales.

BBC Mundo habló con Jay Harrington, portavoz de la NASA, para saber por qué una institución tan fríamente científica se metió tan de lleno en el debate sobre el fin del mundo.

¿Por qué la NASA se ocupa del “fin del mundo”? Una de las razones es que NASA es considerada una de las principales agencias científicas del mundo y mucho de estos escenarios apocalípticos giran en torno a la ciencia. Por ejemplo, el “apagón total”, alineación de planetas, cambios en los polos, impactos de meteoritos. Y todo eso entra en la competencia de NASA.

¿Incluso si no tiene una base científica? “Recibimos innumerables correos electrónicos de niños de 8 años, de 10 años, de 12 años que están verdaderamente asustados y queremos asegurarnos de reducir esos temores para hacerles saber que están a salvo”

Jay Harrington, NASA. Todo depende del escenario que estemos considerando. Algunos no entran en nuestra esfera, pero mucho otros sí. Nosotros tenemos los expertos dentro del gobierno federal estadounidense para responder a esas preguntas: ¿Tormentas solares? Tenemos una división de heliofísica. ¿Alineamiento planetario? Tenemos una división planetaria con científicos que pueden atender esas preguntas. ¿Cambios polares? Tenemos expertos en ciencias de la tierra.

¿Pero por que dedican tiempo para atender preguntas sobre el tema? Los hacemos por dos razones. Primero, somos una agencia federal que recibe dinero salido de impuestos federales de EE.UU., así que trabajamos para los ciudadanos de este país. Si ellos tienen preguntas, nuestra obligación es responderles de la mejor manera que nos sea posible.

La segunda razón, es que detestamos la idea de que haya gente asustada por la posibilidad de que algo pavoroso vaya a suceder, particularmente cuando se trata de niños. Recibimos innumerables correos electrónicos de niños de 8 años, de 10 años, de 12 años que están verdaderamente asustados y queremos asegurarnos de reducir esos temores para hacerles saber que están a salvo y que no van a morir o sufrir ningún peligro.

Mucha gente no cree en explicaciones oficiales. Por ejemplo, algunos todavía no creen que el hombre llegó a la luna en 1969, ¿por qué habrían de prestar atención a lo que ustedes digan? Uno de los problemas que tenemos es que tratamos de presentar los hechos y hacerlos conocer para que la gente sepa que no hay peligro, pero hay una tendencia a estar preocupados porque NASA quizá no vaya a decir la verdad porque no habría nada que podríamos hacer si hubiera un escenario apocalíptico.

Pero la verdad es que si algo fuera a pasar, no habría manera que miles de científicos, dentro y fuera del gobierno, sean capaces de mantenerlo oculto. Todo el mundo estaría hablando de eso. Pero como decías, mucha gente no confía en el gobierno y en cambio están dispuestos a creer cualquier cosa que lean en Internet o en la prensa, sin importar quien lo escriba.

¿No sería natural que la comunidad científica desechara esas especies y no prestara atención a preguntas del público? Estas cosas empiezan lentamente. Esta en particular empezó el año pasado, luego de que salió la película “2012”. Entonces fue cuando empezamos en NASA a recibir las primeras llamadas sobre el “fin del mundo”. Pero con el paso del tiempo, lentamente la gente empezó a hablar del tema en Internet y esta semana es lo único de lo que hablamos

¿Entonces es culpa de Hollywood? Las interpretaciones de una supuesta profecía maya desataron interpretaciones apocalípticas.

No diría que son culpables, pero ellos son entes comerciales y ellos tienen que entretener al público. Desafortunadamente, alguna gente cree cualquier cosa que vea o lea.

¿Este tipo de escenarios genera algún tipo de peligros o complicaciones, desde el punto de vista de la seguridad pública? Desafortunadamente lo hay. Alguna gente estará tan asustada que podrían suicidarse. Esa es una de las cosas que nos preocupa y por la que hemos estado tratando de informar, que haya gente que cree que va a pasar algo y en vez de dejar que suceda, decidan quitarse la vida.

¿Han recibido comunicaciones de personas que estén tan preocupadas por la situación que digan que se van a suicidar? Algunos comentarios que recibimos por Internet sugieren eso y rápidamente tratamos de intervenir aportándoles los datos para calmar sus temores. No tenemos números, por supuesto, de gente que se suicidaría o que esté preocupada a tal extremo, pero es algo que nos preocupa en NASA.

Al final, ¿han convencido a alguien de que esto no es real? Creo que si. Creo que hemos tenido un impacto positivo en una gran cantidad de gente. Siguen algunos escépticos, pero cuando amanezca el sábado van a estar bien y pasaremos al próximo escenario apocalíptico en algún momento del próximo año.

No hay comentarios

Deja un comentario...