SANTO DOMINGO. Como si las suspensiones de la semana no fueran suficientes para complicar el arranque de la serie final del béisbol otoño-invernal, las lluvias caídas el viernes en la noche en la capital y San Francisco de Macorís prolongaron el drama.

La doble jornada fue suspendida y programada para disputarse hoy sábado, comenzando en blanco las pizarras.

Así las cosas, las posiciones se mantienen con Águilas y Escogido igualadas en la segunda posición con marca de 8-9 y Gigantes en tercero con 7-10. Una combinación de triunfo aguilucho y derrota escogidista daría el boleto a los cibaeños a la final, mientras que si los escarlatas se imponen y las cuyayas caen, serían los felinos quienes avancen.

Si Leones y Águilas ganan habrá este domingo un partido de desempate, en Santiago.

En caso de ganar los Gigantes y perder el Escogido se produciría un triple empate que implicaría un juego entre el segundo y tercero y el ganador juega frente al primero el choque que definiría el rival de los azules.

Ayer, los equipos se reunieron y rechazaron la opción de reducir la serie final, que está pactada a un máximo de nueve encuentros.

El partido que disputarían Escogido y Licey ni siquiera dio inicio en el estadio Quisqueya-Juan Marichal. Un fuerte aguacero que comenzó al filo de las 5:30 p.m. afectó de forma considerable un terreno de juego cuyos jardines quedaron tocados por la intervención de los camiones de bomberos para apagar el fuego que destrozó el palco de prensa, el pasado 27 de diciembre.

El encuentro se disputará esta tarde a partir de las 3:00 p.m., y ambos equipos mantendrán los mismos lanzadores, Ariel Peña por los azules y Michael Roth por los rojos.

En Macorís, el juego inició a las 8:45 p.m. Pero el mismo fue detenido a las 9:51 p.m. cuando se encontraba al cierre de la tercera entrada con las Águilas delante en el marcador 2-1. Se iniciará hoy a las 5:00 p.m.

Source link