Compartir
Sede DNCD. Archivo.

Pedro Jiménez

Redacción/Caribbean Digital

SANTO DOMINGO.- La jeftura del Ejército Nacional  dispuso la inmediata separación de las filas de esa institución de un raso  que ofrecía seguridad a un  reconocido distribuidor de estupefacientes de Boca Chica fue apresado el martes en la tarde junto al narcotraficante durante una actuación en la que los agentes de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) fueron atacados a pedradas y botellazos.

Sede DNCD. Archivo.

El militar fue identificado como Johan Fernando Belén Vizcaíno fue sorprendido por agentes de la DNCD con una escopeta casera en las manos, que dispara cartuchos calibre 12, de espaldero de José Manuel Robles Santos, detenido con dos paquetes de cocaína y marihuana distribuidos en porciones, listas para la venta.

La Jefatura del Ejército ordenó de inmediato la expulsión deshonrosa de Belén Vizcaíno por traicionar los principios de la institución y advirtió que cualquier miembro que haga lo mismo correrá la misma suerte.

El ya ex militar estaba asignado a la “B Compañía” de la institución castrense en La Romana. El centro de expendio de drogas “resguardado” por el militar, escopeta en manos, estaba ubicado en la calle F del barrio Los Tanquecitos, confirmó esta mañana el portavoz de la DNCD, Roberto Lebrón.

Está preso, junto a Robles Santos, en la División Regional Oriental, en Santo Domingo Este.A Robles Santos, durante la actuación, les fueron ocupadas 56 porciones de cocaína y 12 de marihuana, así como una balanza para pesar los citados narcóticos, mientras en poder de Belén Vizcaíno los agentes hallaron la citada arma y dos cartuchos.

“Cuando se produce el arresto de un militar en actividades de este tipo, mucho más si es flagrante delito, la cancelación sale automáticamente en su institución, porque se trata de una acción intolerable.

Si eso ocurre en la DNCD se le expulsa y se le somete a la justicia, lo mismo que en la Policía”, agregó el portavoz antidrogas.Indicó que a la DNCD llegó la denuncia de que en el citado lugar funcionaba un punto de venta de drogas, por lo que el responsable de la Inspectoría de Bocha Chica, mayor policial

Carlos Tapia Quezada, ordenó una vigilancia para comprobar el dato, resultando efectiva la información.

En tal sentido, agregó, se procedió a realizar la incursión y para sorpresa quien protegía el punto de droga era el cabo Belén Vizcaíno, aunque Robles Santos también era apoyado por desconocidos del entorno donde operaba, a propósito de la inesperada agresión a pedradas y botellazo contra el equipo actuante.

Son drásticas las sanciones contra los miembros de las instituciones armadas, la Policía y la DNCD que se involucran en drogas, lo que regularmente es recordado mediante circulares internas suscritas por el Ministro de las FFAA y los jefes de Estado Mayor, a los fines de que el personal bajo sus órdenes evite acciones de ese tipo, recordó Lebrón.

También en Boca Chica, específicamente en el sector Andrés, fueron arrestados dos mujeres que se dedicaban a vender estupefacientes en un punto ubicado en la los nombrados Grini Carrasco Medina y Joselin Trinidad, ambas sorprendidas con un paquete de piedras rocosas con las características del crack.

No hay comentarios