Compartir
Vista frontal de las instalaciones de LA INFORMACIÓN.

Nelson Peralta

SANTIAGO.-El periódico LA INFORMACIÓN, arriba hoy (sábado 16 de noviembre) a sus 98 años de fundación, reafirmando su fiel compromiso de mantenerse como  el vocero de Santiago, el Cibao y el país, con su filosofía de independencia y un medio comprometido en hacer un periodismo responsable, equilibrado, veraz y objetivo.

Vista frontal de las instalaciones de LA INFORMACIÓN.
Vista frontal de las instalaciones de LA INFORMACIÓN.

Se recuerda que desde su fundación por  Luis A. Franco, Alfredo Rojas y los hermanos Pedro y Antonio Hungría guiados por esos principios para una comunicación sana y constructiva, este diario se ha mantenido a lo largo de los años como una tradición iconográfica que identifica a Santiago y a los santiagueros.

Esa tradición en la actualidad se proyecta viva, consolidada y actualizada por la iniciativa de su actual Presidente, el doctor Príamo Rodríguez, en representación de la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA).

La fundación de este periódico surge en un momento histórico difícil, caracterizado por una grave crisis económica, social, política y un estado de depresión y de pesimismo colectivo.

La Información cuenta  con una valiosa tradición de ser tribuna de expresión de las inquietudes y preocupaciones de los intelectuales y de personas interesadas por los problemas nacionales.

En su primera etapa estuvieron vinculado a él notables hombres de letras y de pensamiento, entre otros: Vicente Tolentino Rojas, el doctor Joaquín Balaguer, Tomás Hernández Franco, Ramón Emilio Jiménez, Rafael Vidal Torres, Virgilio Martínez Reyna, licenciado Rafael Estrella Ureña, licenciado Federico Carlos Alvarez, Amado Franco Bidó, Rosa Sméster, Ercilia Pepín, Agustín Aybar y Manuel Serrano Poncela. El doctor Balaguer llegó a ser Director Interino.

Este medio que hoy llega a sus 98 años tiene una historia ardua, ya que por sus luchas a favor de la soberanía y la autodeterminación sus directores y redactores fueron perseguidos y encarcelados, y el periódico fue cerrado en varias ocasiones por las autoridades norteamericanas que gobernaron el país del 1916 hasta el 1924.

Una etapa importante de La Información, se inicia en 1982, aún cuando un grupo de empresarios, dirigidos por el doctor Manuel José Cabral compró la mayoría de sus acciones. A partir de ese año, se inició su modernización.

El doctor Luis Enrique Franco, quien a la muerte de su padre ocupó la Dirección, continuó en esa posición. Pablo Jerez, fue designado Jefe de Redacción en sustitución de Armando Almánzar. Se aumentó a dos cuerpos de ocho páginas cada año, se expandió su circulación a todos los pueblos del Cibao y Santo Domingo.

Una fase de modernización comenzó en 1986 cuando la mayoría de sus acciones fueron adquiridas por el Banco Regional Dominicano (BANREGION). El ingeniero Lorenzo García Troncoso fue su presidente, Miguel Franjul, su director, Carlos Manuel Estrella, jefe de Redacción, y Ramón Lora, sub-jefe de Redacción. A Franjul le sucedió el licenciado Adriano Miguel Tejada.

Pero etapa cumbre arranca en 1991. La mayoría de sus acciones fueron compradas por el doctor Príamo Rodríguez Castillo, la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA) y varios empresarios. Fue creada la Nueva Editora LA INFORMACION. La dirección la ocupó el licenciado Apolinar Núñez, y fueron designados el licenciado Ramón Lora, jefe de Redacción y el licenciado José Souffront, en la Administración.

El licenciado Núñez cesó en sus funciones en el 1995, el doctor Rodríguez Castillo ocupó la Dirección de manera interina hasta abril de ese año en que fue designado el doctor Fernando Pérez Memén. Pascual Peña, jefe de Redacción, Ricardo Rosa, subjefe de Redacción. Y a la muerte de Pascual Peña, Servio A. Cepeda Baré, pasó a ocupar esa posición.

LA INFORMACIÓN es un símbolo de Santiago y  el país, así como  un fiel y elocuente vocero de la comunidad. Gran promotor del desarrollo local, regional y nacional.

A lo largo de sus casi 98 años de existencia, múltiples son sus aportes. Son notables sus contribuciones al progreso y al bienestar de la sociedad dominicana. Es un defensor infatigable de la democracia, de los derechos humanos y de los intereses más nobles; y un propulsor perseverante del bien común y de un orden social más justo y más humano.

Ha realizado innumerables campañas que han traído consigo la construcción de obras importantes, entre ellas, el Acueducto de Moca.

También aboga por la construcción del Aeropuerto Internacional Cibao: Lucha de manera perseverante a favor de la preservación del Río Yaque del Norte, las demás fuentes acuíferas y de nuestra ecología.

Ejerce una labor crítica edificante. Mantiene una sistemática denuncia contra la corrupción, el narcotráfico, los problemas judiciales, la crisis de los hospitales y otros males que padece la Nación.

No hay comentarios