Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Dr. Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

 

SANTIAGO, RD./ La indigestión, llamada por muchas personas dispepsia, es una manifestación de una enfermedad, aunque en algunos casos puede ser ella el problema y no responder a otro trastorno.  Es definida como un trastorno de salud que da sensación de tener los alimentos estancados en el estómago, presencia de gases, ruidos abdominales, a veces dolores estomacales, sensación de llenura, nausea y eructos.

Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

   Muchas veces las personas afectadas dicen que sienten que la digestión está lenta, los alimentos no avanzan, se quedan parados en el estómago y se distienden (se avientan).

Causas.  

   El abuso del consumo de condimentos, alcohol, café, té, son causas frecuentes de la dispepsia.  También puede ser producida por consumir alimentos con exceso de grasas y alergias a algunas sustancias presentes en la comida.   Además, podemos incluir entre las causas, trastornos de la vesícula biliar, páncreas, hígado, estómago e intestinos.  Dentro de los problemas del estómago que producen dispepsia los que con mayor frecuentes lo hacen son la gastritis, úlcera péptica y también la hernia hiatal.

El diagnóstico.

   El diagnóstico se hace, primero por las manifestaciones clínicas del enfermo. Luego el médico realiza los estudios de imágenes necesarios como sonografía, endoscopía de vías digestivas altas, radiografía, tomografía axial computarizada (TAC) de abdomen, entre otras y los análisis de laboratorio clínico que sean más importantes como coprológico, transaminasas, amilasa, pancreatina, bilirrubinas y cualquier otro que piense puede ayudar al diagnóstico.   A veces es preciso hacer una biopsia de estómago, realizada por endoscopía, para llegar al diagnóstico definitivo de la enfermedad e iniciar el tratamiento.      

Manejo.

Si hay acidez estomacal podemos recomendar el consumo de sábila (Aloe vera). Cuando el enfermo presenta dolor incluimos la yerba buena o la manzanilla para tratar de conseguir su mejoría.  De igual manera la persona afectada se beneficia del consumo de lechosa (Carica papaya) madura para aprovechar la presencia en ella de enzimas digestivas que ayudan mejorando la función del estómago y el intestino delgado.

   No consumir productos lácteos, fritos y comida chatarra puede ayudar mucho. Le conviene además,  disminuir el consumo de frijoles porque tienen demasiada proteína y su digestión se hace despacio.  También se recomienda que la persona con este problema coma por última vez en el día, por lo menos, tres horas antes de acostarse por la noche.

   En sentido general el tratamiento va a depender de la causa del problema y si el médico lo considera beneficioso recomendará medicamentos para mejorar la función digestiva.  Usará, además, bloqueadores de la producción de ácido de diferentes acciones farmacológicas.   

No hay comentarios

Deja un comentario...