Compartir
Danilo e Hipólito. Archivo.

JOSE ALFREDO ESPINAL

Editor/Caribbean Digital

Con Hipólito fue una vez, pero con Danilo van dos.

Lo que no quieres que te digan, no se lo digas a otros.

SANTIAGO, RD./ Todo en su momento tiene su importancia y mas cuando se trata de figuras públicas.

Danilo e Hipólito. Archivo.

En su discurso de toma de posesión el 16 de agosto del año 2000, al entonces presidente de la República Hipólito Mejía se le extravió una hoja y ese fue el tema de la oposición y el hazme reír de aquel momento.

El domingo 27 de este mes de noviembre, la moneda cambió de curso, pero los amigos del partido oficialista no soportan que se rían ni se comente el acontecimiento ocurrido con su candidato presidencial Danilo Medina, a quien el telepromter lo traicionó en la Gran Arena del Cibao.

Son escenarios muy diferentes, pero en su momento es la misma vergüenza si se puede llamar así al error “involuntario”, del que fueron victima Mejía y Medina.

“No fue que se perdió una hoja, fue que no me la pusieron
(Hipólito Mejía en su discurso de toma de posesión al trastocársele el discurso), dijo esto como una manera de defenderse y salir del enredo.

“Por favor, tienen que centralizar el texto. Está saliendo la mitad del texto a la pantalla… Muchas gracias”… esto sucede cuando los actos son en vivo”, con estas expresiones  Danilo Medina quiso justificar el desperfecto del telepromter durante la proclamación de la candidata vicepresidencial del PLD, Margarita Cedeño  de Fernández.

Hipólito perdió la hoja en el Congreso Nacional, ante los legisladores, dignatarios de otras naciones. Mientras Danilo se desesperó con el problema del telepromter ante la presencia del presidente Leonel Fernández, el vicepresidente, y todos sus compañeros de partido, además del público que lo veía por televisión y lo escuchaba en la radio. Igual le ocurrió a Hipólito.

Lo que no quieres que te digan, no se lo digas a otros. Entendieron peledeistas y perredeistas. Los errores son los de humanos.

No hay comentarios