Compartir

Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD./Cualquier día aparece en la prensa que esta planta tiene propiedades milagrosas y que todo el mundo debe consumirla para prevenir y curar sus males.  Esto parece un espacio pagado de una empresa productora de este fruto.

A la guanábana se le conoce en muchos países como graviola, en creole haitiano se le llama korosol.  Sin embargo, el nombre científico de la planta es Anona muricata.  Pertenece a la familia Anonácea y es nativa de América Tropical.  Es un árbol que puede alcanzar los ocho metros de altura, de flores únicas, hojas oblongas y fruto ovoideo, carnoso, blanco por dentro y verde por fuera, con cáscara llena de espinas débiles y muchas semillas brillantes y alargadas en su interior.

Este árbol crece con frecuencia en los patios y su fruto es muy apreciado para preparar jugos.  También se ingiere después de madurar, tal y como lo ofrece la naturaleza.

MITO Y REALIDAD

En muchos países se ha acusado a la guanábana de producir ataques de eclampsia (frenesí), por lo que es un fruto que se prohíbe comer a las embarazadas.  Esto es falso, pues hace tiempo que las mujeres en estado de gestación han dejado de consumir esta fruta y no ha desaparecido el mal.

Otro error es no dejar que los adolescentes y las mujeres, durante la menstruación, coman la guanábana, pues se afirma que hace daño; pero ni siquiera se especifica cuál es el mal que produce.  Contrario a lo dicho, durante estos periodos de la vida humana se tiene que consumir mucha guanábana y otras frutas más porque aportan sustancias necesarias para el cuerpo durante esas situaciones.

En las Islas Vírgenes se emplea el fruto de esta planta para colocarlo como cebo en los anzuelos, afirmándose allí que es lo mejor para pescar porque atrae muchos peces.

Las hojas de la planta son usadas en tizana para calmar los nervios.  Este empleo es muy popular en Haití y la República Dominicana.

Los habitantes de áreas rurales de Las Bahamas, Haití y de la República Dominicana usan la tizana de las hojas de la guanábana en el tratamiento de la gripe y para la hipertensión arterial. También se recomiendan en decocción para el dolor de cabeza, la gripe, la fiebre y la anemia. Para los niños que se orinan en la cama (enuresis nocturna) la medicina casera utiliza el fruto tierno de la guanábana hervido con ajo.  Este preparado se endulza con miel y se da al paciente una tacita tres veces al día.

CONTRADICCIONES EN LOS REPORTES CIENTÍFICOS.

A pesar de que hay muchos estudios que recomiendan el uso de la guanábana para el tratamiento del cáncer debemos ser prudentes porque hay otros que demuestran que algunas partes de este árbol pueden producir esta enfermedad.  Esa última afirmación no puede extrañar a nadie porque una planta puede tener órganos venenosos y otros que su consumo no conlleva a ningún peligro.

Estos usos populares de la guanábana hay que desalentarlos y sólo estimular el consumo del fruto maduro, que aporta elementos importantes para suplir las necesidades diarias del cuerpo, como las vitaminas C, B5 y B2.  También contiene potasio, sodio, hierro, calcio, fósforo y magnesio.  En 100 gramos de la pulpa del fruto hay muy poca grasa –menos de medio gramo-. Lo que lo hace muy bueno para ayudar en la pérdida de peso.  La proporción de carbohidratos no es grande, es alrededor de 16 gramos, esto equivale a menos de la mitad de lo que se necesita y la cantidad de proteína es tan pequeña que no llega a los dos gramos.  Siendo su mayor componente el agua que se encuentra alrededor del 80 por ciento del peso de la fruta. Las demás partes de la planta (hojas, cáscaras, flores, tallos y raíces) no deben consumirse por vía oral.

Las hojas, las raíces y las semillas son empleadas en fabricación de insecticidas.  Una investigación de OGara, realizada en 1975 y publicada en 1985 en Santo Domingo, República Dominicana por Bernard Weniger y Lionel Robineau, en el seminario Tramil 2, afirma que las hojas de la guanábana producen fibrosarcomas y cáncer cutáneo en animales de experimentación.  Esta es una razón de mucha fuerza para que el uso popular de esta parte de la planta sea desalentado y así evitar cualquier consecuencia fatal en un consumidor de las hojas.

La reticulina es una sustancia presente en esta planta y en mayor proporción en sus hojas, que estimula el sistema nervioso central.  De manera tal que el consumo de estos órganos acelera a los individuos.  Sin embargo, en muchos lugares se utilizan sin ninguna explicación científica para tranquilizar a las personas nerviosas.

Las acetogeninas de las anonáceas son sustancias cerosas que provienen de la mezcla de ácidos grasos de cadenas largas.  Según una investigación de la Universidad de Pardue de Estados Unidos de Norteamérica, esos compuestos son capaces de bloquear el crecimiento de las células cancerígenas.  Algunas publicaciones han llegado a expresar que esta sustancia es 10 mil veces más potente en el tratamiento del cáncer que el adriamycín, un producto usado como quimioterapéutico en las personas que padecen de este terrible mal.

2 Comentarios

  1. Yo conosco la guanabana desde que esstaba pequeno y ya tengo 58 anos y en mi vida he escuchado ni siquiera un mal comentrio de esta preciosa fruta un regalo de Dios , en Colombia de donde yo soy la apetecen mucho y en todo el mundo donde la prueban que dan encantados , siganla consumiendo que es buena , Julio

  2. durante la menstruación o antes de menstruar no se toma las hojas de la planta porque corta, no se la fruta pero a mi me paso que andaba por menstruar y me corto el ciclo al tomar el te

Comments are closed.