Compartir
Hipólito Mejía y Miguel Vargas.

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

 El último pleito en el PRD es la elección de sus directivos en el Congreso Nacional.

 SANTIAGO, RD./La resaca del proceso electoral del pasado 20 de mayo ha dejado, según los hechos que acontecen, a la alta dirigencia del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) en una crisis interna que ya muchos creen que la división del principal partido de oposición del país no vislumbra  ningún tipo de acuerdo que pudiera superar esa diferencia.

Hipólito Mejía y Miguel Vargas.

Son tanto los ataques y dimes y diretes de un bando y del otro (El expresidente dela República, Hipólito Mejía-Miguel Vargas Maldonado, presidente del PRD), que mas que un partido político, lo que parece es aquella desaparecida rivalidad de la lucha libre entre Jack Veneno y Relámpago Hernández.

La fiesta de los monos, dicen muchos, porque muchos del PRD comienzan alegres y terminan los encuentros a botellazos, bufonadas de mal gusto, ataques feroces al primero que se equivoque y  un ego de ambas partes donde todos quieren ser dueños y señores de un partido que el pueblo lo está asumiendo como un relajo.

El PRD tiene aun la oportunidad de reivindicarse. Puede todavía el partido blanco “coger cabeza” si sus mas importantes dirigentes piensan primero en poner las suyas en orden.

Quiérase o no admitir, esa división del PRD y uno u otros errores que cometiera su candidato en el pasado proceso electoral ayudaron para la derrota en las urnas, a parte de otros factores que alegan se presentaron antes, durante y después del día de las elecciones.

Sin embargo, todo parece indicar que era mas grande el mal interno en el PRD que los demás factores ocurridos al margen durante la campaña electoral que causaron otra caída mas del partido blanco.

Parece que se vislumbra otra vez lo acontecido entre Jacobo Majluta y Peña Gómez. El primero se fue del PRD y formó el Partido Revolucionario Independiente (PRI). Peña se quedó como líder absoluto de los perredeistas pero encontrarse con Joaquín Balaguer y una enfermedad en el camino le troncharon la posibilidad de alcanzar la Presidencia de la República.

Ahora el panorama en el PRD presenta un esquema casi similar. Esta vez se “pelean” por el partido los grupos de Hipólito Mejía y Miguel Vargas Maldonado.

Las preguntas ahora serían: ¿Cuál de estos dos dirigentes políticos se quedará finalmente con la mayoría en el PRD?. ¿Llegarán a un acuerdo armonioso?  ¿Se irá uno de ellos del PRD o acaso formarán un nuevo partido, uno o el otro?.

 

No hay comentarios