Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Dr. Arcenio Estévez Medina.

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD./La disfunción eréctil, antes llamada impotencia sexual, es el fracaso del hombre para mantener una erección capaz de lograr una relación sexual satisfactoria.

Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

La disfunción eréctil puede ser: orgánica y psicológica.

a) Orgánica. Es causada por un trastorno del pene o de los mecanismos que producen la erección.

Dentro de esta causa tenemos: 1)  La vascular.  En este caso el flujo sanguíneo del pene es poco o no se retiene en los cuerpos cavernosos para mantener la erección. Aquí también están la diabetes cuando produce vasculopatía, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, falcemia y tabaquismo.

Es importante aclarar que muchas veces la presentación de la disfunción eréctil es el primer síntoma de una enfermedad cardiovascular de alto riesgo.

2)  Neurológica. La enfermedad puede aparecer como consecuencia de problemas con los nervios que transmiten la orden de erección.  Aquí entra de nuevo en acción la diabetes, cuando produce la neuropatía diabética.  También las enfermedades que comprometen a la médula espinal.  Algunas cirugías pueden afectar las terminaciones nerviosas como la del cáncer de próstata y de la vejiga.

3)  Hormonal.  Cualquier causa que disminuya los niveles de testosterona y de hormona estimulante de los melanocitos ( MSH).

4)  Fármacos.  Algunos medicamentos usados para el tratamiento de la hipertensión arterial y la depresión pueden producir disfunción eréctil.

b)  Psicológica.  La disfunción eréctil puede ser consecuencia de una situación de inseguridad y de un círculo vicioso que se inicia cuando el individuo por cualquier circunstancia falla y el temor de volver a fallar crea la secuencia de reacciones negativas.  Es la fobia a no conseguir una erección.  En algunos casos puede haber una crisis depresiva como causa importante del problema.

MANEJO DE LA DISFUNCIÓN ERECTIL.

Tratamiento farmacológico.

Sildenafil. La explosión más reciente de los afrodisiacos la hizo la presentación en el año 1996 del viagra, marca del citrato de sildenafil de la empresa Pfizer que la patentó en este año en Inglaterra; pero no fue hasta el 1998 que la FDA de Estados Unidos de Norteamérica la aprobó.  Estas pastillas que eran viejas en la medicina y se recetaban para la hipertensión arterial pulmonar y angina de pecho, empezaron a mejorar las ganancias de la empresa fabricante.

El nombre de viagra proviene del sanscrito, lengua antigua de la India y hoy una de las 22 lenguas oficiales de ese poblado país y esta palabra significa tigre.

Los efectos del sildenafil se empiezan a sentir alrededor de los 30 minutos y terminan más o menos a las 4 horas después de haber tomada la pastilla.  Para buscar una acción más rápida se creó un producto masticable, con la misma sustancia activa, que entra en acción a los 15 minutos.

Efectos secundarios.  El consumidor de este fármaco puede presentar dolor de cabeza, enrojecimiento de la cara, tupición nasal, palpitaciones, comezón, visión borrosa y sensación de hormigueo en las extremidades.

Tadalafil. Esta sustancia activa fue comercializada por la empresa farmacológica Eli Lilli and Company con el nombre de cialis. El producto ha tenido mucha acogida en los consumidores y esto ha causado reducción en la demanda del viagra gracias a que dura unas 36 horas haciendo efecto.  Por eso le han  llamado la pastilla del fin de semana.  Fue aprobada por la FDA en el 2003. 

Vardenafil. Este fármaco fue introducido para la disfunción eréctil con el nombre de levitra por las empresas farmacéuticas Bayer y GlaxoSmithKline y su efecto dura, un poco más del doble de lo que dura el viagra, unas nueve horas.  Su acción inicia media hora después de haberla tomado.  Igual que el cialis fue aprobado por la FDA en el año 2003.

Igual que los dos anteriores el vardenafil actúa como un inhibidor fosfodiesterasa 5, una enzima que produce contracción de los músculos lisos de los vasos que llevan la sangre al pene, esto disminuye el flujo sanguíneo.  Cuando la bloqueamos se produce el efecto contrario y se relajan las fibras lisas de estos vasos llegando más sangre a los cuerpos cavernosos y desencadenando la erección.

El efecto de estas sustancias no es exclusivo sobre los vasos del pene, también actúa en la aorta, las fibras cardíacas y pulmones.  Por esta última razón estos productos también funcionan bien en la hipertensión arterial pulmonar.

Tratamiento psicológico y terapias.

Si después de evaluar al enfermo determinamos que la causa es psicológica se inicia el tratamiento con el profesional de la conducta correspondiente.  Lo mejor es que busquemos un psicólogo clínico con entrenamiento especializado en sexualidad.  Este diseñará el esquema más conveniente de acuerdo a las características del enfermo.

No hay comentarios

Deja un comentario...