Compartir
Benigno R. Toribio.

Por: Benigno R. Toribio

DAJABÓN, RD./Escribo sobre un tema que, cada día, en los medios, adquiere   notoriedad, pues,  las deportaciones de los inmigrantes haitianos que viven enla República Dominicana, como las de los dominicanos que residen en los EE.UU., tienen de singular la aplicación de leyes y derechos de cada país para regular la población extranjera.

Benigno R. Toribio.

De ahí, entonces, nosotros Solidaridad Fronteriza y el Servicio Jesuita a Migrantes como institución social, humanitaria, acompañamos a miles de trabajadores organizados en la  línea noroeste estamos de acuerdo con las repatriaciones, las cuales  están establecido en la ley, y protocolo binacional.

No obstante, si bien es cierto que todo país tiene derecho a deportar personas que estén de manera irregular en su territorio, no menos cierto es que hay un reglamento de la ley de cómo aplicar estas a los ciudadanos extranjeros.

Esta explicación viene al tema porque durante estas dos últimas semanas se han estado dando casos de “captura” de hombres, mujeres e infantes en diferentes puntos de la línea noroeste para su posterior deportación.  Dándose un caso (luego repetido)  el jueves pasado donde pudimos ver una situación y escenas lamentables por medio a una deportación hecha por miembros dela Dirección Generalde Migración (DGM) con asiento en Mao, y de Santiago

Ocurrió en el distrito municipal de Santiago Veracruz, cuando los agente de la migra rompieron puertas de casas de alquiler habitadas por migrantes haitianos donde separaron  a madres de hijos; llevaron la madre y se llevaron el padre dejando a niños/as de menos de un año abandonados en las calles,  porquela DGMjunto con los guardias se le antojó de que eso fuera así.

Nosotros no estamos de acuerdo con la irregularidad, pero, volvemos a repetir que este proceso debe de hacerse con el debido proceso de ley donde se respeten los Derechos Humanos basado en el acta de Protocolo firmado en el año 1999, por  el doctor Leonel Fernández Reyna, presidente actual y, el expresidente de Haití, René Preval.

Quienes en este  protocolo de repatriación establecieron una serie de normas a través de  las cuales se podía hacer este proceso tomando para ello  una serie de acápite que explican primero cómo deben hacerse una repatriación, luego, dice qué no se debe hacer al repatriar a un inmigrante que tenga hijos. Como ocurriera en Santiago dela Cruz, de Dajabón, donde algunos niño/a, quedaron  abandonando y fueron acogidos por la comunidad.

La separación de un  infante de la madre o el padre, de menos de un año el cual está prohibido  su repatriación durante los días feriados o durante luego pase de las seis de la tarde.

Aquí, Dajabón,  se ve a diario que se hacen repatriaciones incluso por el río se dice que durante los días normales, aún después de las seis de la tarde.

Conocemos que, en la zona sólo hay cuatro puntos que deben hacerse las repatriaciones cuáles son esos. Ellos son  Jimaní, Pedernales, Elías Piña, y Dajabón que están establecidos en la ley.

Sin embargo, es lamentable que personas que son de la parte sur de Haití lo detengan Santo Domingo y lo vengan a repatriar por la frontera de labor donde no conocen a nadie donde es posible que nunca ni siquiera hayan venido a esta zona y soltarlo ahí a las 12 del mediodía o a las siete a las ocho de la noche a cruzar el río sin saber para dónde ir eso se llama violentar los derechos humanos de una persona.

Eso es así, y así lo establece la ley, no aquello que nos venga en gana, pues,  en ninguna parte de la ley se establece que los militares y los inspectores de migración de venir a romper puertas.

El protocolo dicta  que detrás de toda las personas que vayan a ser deportada deben de ser anticipadas con varios días, cuestión que tengan tiempo para  recoger sus bienes no pueden los militares ni los inspectores de migración decomisar de los bienes de las personas que van a ser repatriadas eso está prohibido por la ley.

Lo que pasa es que aquí la ley anda manga por hombro.  La ley 285 -04 habla sobre el proceso que deben llenar las deportaciones de las personas que están de manera irregular en nuestro país, lo lamentable de esta caso es que   aquí la ley se le aplica a quienes no debe de aplicarse, por lo tanto, nosotros tenemos la esperanza de que algún día este país tenga que cambiar la cultura de la actuación de ilegalidad oficial combatiendo otra ilegalidad del ciudadano.

 

No hay comentarios