Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Dr. Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD./ La alergia es una reacción del sistema de defensa del cuerpo (sistema inmunológico), donde el organismo en su interés por preservarse actúa de forma exagerada dando una respuesta muy drástica para el caso, que es la responsable de las manifestaciones de la enfermedad.

Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

   En toda alergia están presentes los antígenos que son las sustancias o factores, por lo general, de origen proteico que son capaces de producir anticuerpos y éstos son la reacción del cuerpo frente a la agresión de uno o más agentes determinados.

   Los anticuerpos son globulinas gamma llamadas inmunoglobulinas que actúan en circunstancias diferentes.  Entre ellas tenemos la IgA, IgD, IgE, IgG e IgM.  La más importante es la IgG que constituye el 75 por ciento  de todas las inmunoglobulinas del ser humano.  La IgE, aunque representa un porcentaje bajo del total, es la más significativa en este caso porque es la que se eleva en las alergias.  Por eso ésta es la que debemos medir en los pacientes con este trastorno de la salud.

   Lo cierto es que lo de más valor en las alergias es que son parte del aprendizaje celular y sólo se es alérgico a una sustancia que el cuerpo haya conocido.  Se sensibiliza, queda la información archivada en la “memoria” celular y cuando el organismo tiene contacto de nuevo con dicha sustancia, llamada antígeno, responde con la alergia.  Por eso es absurdo antes de poner una inyección de penicilina o de cualquier fármaco preguntarle al enfermo o a un familiar si le han puesto otras veces el medicamento  y si nos responde que sí, se  piensa que el paciente no es alérgico.  Este error podría costarle la vida al individuo, pues sólo es alérgico al fármaco aquél que haya tenido algún contacto con él, aunque sea aplicado en la piel.    

Importancia del factor hereditario en las alergias.

   Se ha demostrado que el 45 por ciento de todos los casos de alergia tiene un componente genético en su causa.  En asma bronquial se ha determinando que el 80 por ciento del universo de los casos es producido por factores relacionados con la herencia y apenas el 20 por ciento viene dado por el entorno, que incluye la contaminación medio ambiental como causa principal.

Manifestaciones de la alergia.

   Aunque la alergia es capaz de producir estrés, éste puede también manifestarse con alergia.  Hay muchas personas que sufren de este problema solo cuando tienen situaciones alarmantes, pero también el individuo puede presentar tos, cansancio y hasta dolor de cabeza, según afirma el Dr. Gary Rachfsky, ex presidente de la Academia Estadounidense de Alergología, Estudios del Asma e inmunología.

   Un signo muy frecuente de la alergia es la urticaria, una erupción cutánea con comezón producida por la liberación de histamina, una sustancia presente en todas las células, que a su vez provoca dilatación de los vasos y salida de líquido de éstos, dando como resultado ronchas en diferentes partes del cuerpo.   

    Muchas reacciones de urticaria pueden ser causadas por parásitos intestinales que liberan sustancias, éstas pasan a la sangre, llegan a la piel y desencadenan la liberación de histamina, pero por este mismo mecanismo pueden producir rinitis alérgica y asma bronquial en pacientes con predisposición genética.

   La comezón en los ojos podría ser la respuesta del cuerpo frente a una sustancia alergógena y el paciente pensar que tiene un proceso infeccioso, entonces se cansa de echarse gotas y no mejora su difícil situación.  También la diarrea puede ser producida por alergia a cualquier alimento ingerido por el paciente.

Manejo de las alergias.

   Siempre hay que buscar la causa del problema.  No podemos conformarnos con utilizar un antialérgico y olvidarnos de la alergia hasta que vuelva a manifestarse. Por eso debemos pensar cuando estamos frente a una persona con alergia en la posibilidad de que sea producida por una sustancia elaborada por un parásito intestinal, que la vierte a la sangre y causa alergia.  Entonces si no combatimos al parásito la persona va a seguir haciendo crisis y nadie resolverá la situación.

   También puede ser producida por un contaminante ambiental, un alimento o un medicamento.  En este último caso juega un papel importante el consumo de la aspirina tan de moda hoy en día para una gran cantidad de enfermedades, pero es la causante del 10 por ciento de todas las reacciones alérgicas llegadas a las emergencias de hospitales de Estados Unidos de Norteamérica.  Si no tomamos en cuenta este elemento la persona, por más que nos empeñemos en curarla, va a seguir teniendo alergia.  La penicilina es otro fármaco que ha causado mucha alergia y todo por el uso indiscriminado del mismo.  De igual manera se puede decir de la dipirona, presente en una gran cantidad de medicamentos para la fiebre y el dolor, de venta hasta en los colmados.  El diclofenac es otro producto muy popular que es el responsable de un gran número de casos de alergia a fármacos.

   Lo más importante en las alergias es tratar de identificar el factor causal para eliminarlo, existen pruebas cutáneas que pueden ayudar a encontrar una gran cantidad de elementos productores de este problema que podemos auxiliarnos de ellas antes de usar una sustancia.

   Según la Asociación Alemana de Alergia y Asma, una dieta adecuada, la acupuntura  la homeopatía fueron los métodos más efectivos, de todos los estudiados por ellos para el manejo de esta enfermedad.  Todos son recursos que nosotros utilizamos en nuestra práctica a la hora de abordar a una persona con alergia.  Por otro lado, la dietoterapia nos ha permitido aumentar el éxito en un mayor número de casos.  Hemos pedido a los individuos con alergia que no consuman embutidos, helados, carne, arenque, bacalao, leche, queso, mantequilla, alimentos procesados, bebidas gaseosas  además que consuman suficiente cantidad de agua.  Dentro de los jugos es recomendable el consumo del de toronja porque activa la producción de cortisona en el cuerpo y esta sustancia es un antialérgico natural.

   También se aconseja al paciente tomar una taza de tizana de flor de manzanilla (Matricaria chamomilla), tres veces al día por unos 15 días porque esta planta contiene camazuleno un excelente antialérgico y su mayor concentración se encuentra en la flor.  Por eso se recomienda utilizar esta parte de la planta.  En el mercado farmacológico hay un producto, llamado Kamillosán del laboratorio Astapharma, A. G., que se fabrica con esta flor, muy recetado por los ginecólogos porque ayuda a cicatrizar la episiotomía (cirugía que se realiza en la vulva para facilitar la salida del producto durante el parto) y además alivia la comezón.    

No hay comentarios