Compartir
Américo Celado.

Américo Celado

Especial/Caribbean Digital

De la columna “Rectas Duras y Pegadas”, del periódico El Nacional

SANTO DOMINGO./ El nuevo Comité Ejecutivo que dirige los destinos de la Asociación de Baloncesto del Distrito Nacional, ABADINA, trabaja sin descanso para reactivar la entidad y cumplir con los compromisos habituales.

Américo Celado.

Los “contra” tienen los dedos cruzados y rezan para que no puedan cumplir con el montaje del próximo torneo superior, para alegar incapacidad y minimizar o borrar sus malas ejecutorias que dieron al traste con su salida del organismo.

Pero las dificultades que hoy se presentan en la Abadina para cumplir con sus obligaciones fueron provocadas por el ejecutivo saliente que encabezó Manuel -Cholo- Suero, que se encargó de no dejar absolutamente nada en el local ubicado en el palacio de los deportes profesor Virgilio Travieso Soto.

No se conformaron con dejar dos escritorios viejos limpios, sin nada, sino que en un arranque de rabia producto de la incapacidad de asimilar una derrota, quemaron todos los papeles y documentos en seis tanques de basura colocados en el entorno de la instalación, lo que provocó que se comenzara a trabajar de cero.

En la Abadina lo único que se sabe es de su deuda, más no se conoce el manejo que se le dio a los fondos de la entidad en el período que estuvo Cholo Suero al frente, porque en siendo copia de cheques, conduce, órdenes de compras y demás fueron incinerados, y no se sabe realmente con qué propósito, porque si fue para ocultar algo no le sirvió de nada porque los bancos en donde están las cuentas de la institución suministran los estados de cuenta a solicitud del nuevo Comité Ejecutivo.

Sin embargo, nada ha detenido al grupo de dirigentes que acompaña al ingeniero Johnny Marte, quienes a “mano pelá” se reunen y trabajan arduamente en el montaje del torneo comercial, el superior, pero también en pre-superior, aunque en la oficina no haya si quiera una computadora para hacer las correspondencia porque Cholo se las llevó alegando que eran propiedad de Miderec.

Otra perla: no podía pretender Suero ni nadie que el Comité Organizador del torneo superior que se juramentó antes de las elecciones de diciembre se dejara intacto, porque a pesar de la prestancia social y profesional de sus integrantes sería dejar la iglesia “en manos de Lutero”, y el relajo debe ser en orden.

A pesar de los inconvenientes e incertidumbre porque no se sabe con seguridad si el montaje va en el palacio o en el pabellón de voleibol, la Abadina trabaja, pone en orden la casa y  la celebración del torneo superior despejará dudas y silenciará a los críticos.

No hay comentarios