Compartir

HOUSTON. Dallas Keuchel está aburrido de hablar sobre lo formidable que le ha ido contra los Yanquis de Nueva York.

Da igual ahora. Es un tema que no se puede obviar para el as de Houston al alistarse para enfrentarles en el primer partido de la serie de campeonato de la Liga Americana el viernes. Masahiro Tanaka abrirá por Nueva York, en esta instancia por primera vez desde 2012.

“Me han hecho esa pregunta como 10 veces”, dijo Keuchel con cierta exasperación. “Somos uno de los cuatro equipos sobrevivientes, por lo que mucha gente ha tenido éxito lanzando ya sea ante los Indios o los Yanquis”.

A diferencia del pitcher, el manager A.J. Hinch sí se soltó con piropos por el dominio de Keuchel frente a los Yanquis. Bromeó que el zurdo probablemente se sentirá a gusto cuando suba al montículo y a vea que los rivales lucen uniformes de los Yanquis. Pero se apuró a mencionar que el éxito de Keuchel no se limita solo contra Nueva York.

“Es una cuestión de confianza”, dijo Hinch. “Y para ser honestos con ustedes, cuando Dallas está fino, esa confianza trasluce contra cualquiera. No importa quiénes sean los adversarios. Sabe que puede dominar a cualquiera en la liga”.

Pero Keuchel se destacada más ante los Yanquis en años recientes, con foja de 4-2 y 1.41 de efectividad y 45 ponches en seis aperturas en la temporada regular.

Su victoria más resonante ante ellos se produjo en el juego de comodines de la Liga Americana de 2015, cuando llevó a los Astros a la victoria 3-0 en el Bronx. Recetó siete ponches y diseminó tres hits en seis innings para acreditarse el triunfo en la primera postemporada de Houston en una década tras años de reconstrucción y derrotas.

“Esa victoria fue especial para mí y una confirmación, y fue espacial para todos por ir a Nueva York y jugar tan bien”, recordó Keuchel. “Pero ahora viéndolo en perspectiva, fue uno de los momentos más mágicos que he vivido en mi carrera y es algo que nunca olvidaré”.

Keuchel ganó el premio Cy Young de la Americana en 2015, con una foja de 20-8 y efectividad de 2.48, pero retrocedió el año pasado, con una marca de 9-12 y 4.55 de efectividad. Se recuperó esta campaña, pese a una dolencia en el cuello, con un registro de 14-5 y 2.90 de efectividad. Sus Astros galoparon de principio a fin para ganar el título de la División Oeste.

No desentonó en su primera salida esta postemporada al permitir tres hits y una carrera en 5 2/3 innings para que Houston derrotase 8-2 a los Medias Rojas en el segundo partido de la serie divisional. Ello le dejó con marca de 3-0 y efectividad de 2.29 en cuatro apariciones de postemporadas, con tres aperturas.

“Le damos la bola y todos saben que tenemos una oportunidad de ganar”, dijo Hinch.

Tanaka tuvo un inconsistente septiembre, que incluyó dos salidas en las que permitió siete carreras limpias. Pero cargó a los Yanquis en la victoria 1-0 en el tercer juego ante los Yanquis. Apenas permitió tres hits al cubrir siete innings en blanco de su segunda apertura de postemporada.

“Estuvo inmenso el otro día, ha tenido excepcionales aperturas, y las últimas dos han sido sobresalientes”, comentó el manager de los Yanquis Joe Girardi. “Y hay momentos en los que se prende e hilvana varias. Vamos a necesitar una buena por parte de él mañana”.

Estos lanzadores se las verán contra dos de los mejores bateadores en las mayores. Houston cuenta con José Altuve y Nueva York tiene al novato Aaron Judge. Son los favoritos al premio Jugador Más Valioso, luego que el venezolano Altuve lideró las mayores con un promedio de .346 y Jugde encabezó la Americana con 52 jonrones.

Altuve no ha parado de batear en la postemporada, con porcentaje de .533, tres jonrones y cuatro impulsadas. Pero Judge la está pasando mal, con solo un hit en 20 turnos, más 16 ponches, en los cinco partidos ante Cleveland.

Pero Judge no se arredra.

“No se puede tener una temporada perfecta”, dijo el jardinero derecho. “Así que insistiré en mi plan, seguir disfrutando y contribuir de la mejor manera que pueda”.

Source link

No hay comentarios