Compartir
Diego Sosa

Diego Sosa

Especial/Caribbean Digital

Han pasado seis meses del año, José Alfredo, quizá la mitad de nuestros ingresos ya entró y quizá la mitad ya salió. No es tarde para hacer correcciones o para darnos cuenta de lo bien que andamos y reorientar algunos recursos. Claro, parto de que tenemos un presupuesto de ingresos y gastos. ¿No lo tiene? Pues es un buen momento para planificarnos para el resto del año.

Diego Sosa
Diego Sosa

 

Revisemos si nuestros ingresos están de acuerdo a lo planificado. El que vive de salarios fijos quizá no tiene que hacer muchas cuentas. Al que tiene ingresos variables le llegó el tiempo de sacar los papeles y afinar el lápiz.

De la misma forma, debemos enumerar nuestros egresos. Quizá no tenga comprobantes de todo lo que gastó, pero es muy fácil sacar esta cuenta. Vea lo que tenía en el banco a inicios de año y compare con lo que tiene ahora. Tome las deudas y réstelas a lo que tiene. Si tiene los balances de las deudas al 31 de diciembre también debe hacer lo propio.

Quizá vea alguna sorpresa. Sus estados de situación le revelan que tiene más de lo que tenía a inicios del año. O quizá la sorpresa sea contraria y su patrimonio se ha reducido, por una u otra razón. Espero que la sorpresa sea por la primera opción.

Para los que su patrimonio aumentó: Si fue por reducción de deudas, siga en ese camino, va muy bien y no debe cambiar. Si fue por aumento de los ahorros, es el momento de ver si está bien invertido el dinero. Lo importante es hacer que su dinero produzca dinero, o sea, que sus gallinas pongan huevos y saquen pollitos como explico en mi libro Arco Iris Financiero. Conseguir los mejores rendimientos con un riesgo moderado es lo que le recomiendo. Los intereses están bastante bajos, razón suficiente para buscar la mejor opción.

Para los que su patrimonio quedó igual o se redujo: Es época de revisión profunda. Si sabe las causas, trabaje para corregir el escape de dinero. De no saberlas, es período de buscarlas para poder solucionar la verdadera razón. Por lo regular, son intereses de créditos que terminan comiéndose una parte importante de los ingresos. Investigue cómo reducirlos. Si las deudas son moderadas, busque la forma de pagarlas lo más rápido posible, con una renegociación o haciendo una consolidación de deudas con un préstamo de más bajos intereses. Si las deudas son importantes, piense si tiene algo que vender para deshacerse de parte de las deudas y recomenzar nuevamente. Muchas veces la decisión es sentimental; analice bien si no tiene el control sobre los créditos porque se pueden convertir en una bola de nieve, luego perderá el bien que no quiere soltar ahora. Al final quedará sin el bien y con deudas impagables.

Si no se ha preocupado por tener un presupuesto de ingresos y gastos, es un excelente momento para hacerlo. Le recomiendo que planifique 12 meses, no sólo hasta diciembre. Mentalmente es más fácil hacer presupuestos en la tranquilidad del medio año que en el jolgorio de los tiempos pascueros.

FRASE DE LA SEMANA

“Sólo se hace tarde cuando reiteradamente se decide no accionar.”

Diego A. Sosa Sosa

Coach, Consultor, Conferencista y Escritor

No hay comentarios