Compartir

Robert Martínez

Redacción/Caribbean Digital

SANTO DOMINGO.- Un juez del Tribunal Permanente del Distrito Nacional dispuso la libertad  con una garantía económica de Elena Tontón Simeón, quien ha sido apresada unas veinte veces por la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) por dedicarse a vender drogas en barrios de la capital.

Es la séptima garantía económica con que es favorecida esta reconocida vendedora de estupefacientes de Santo Domingo, según la agencia antidrogas.

En esta ocasión, Tontón Simeón, residente en el ensanche Quisqueya,  fue favorecida con una garantía económica por el magistrado Alejandro Vargas, logrando recobrar su libertad nuevamente.

Con ese apresamiento se eleva  a 19 las veces que Tontón Simeón  ha sido arrestada y enviada a la justicia, lo que también ha ocurrido en igual cantidad de ocasiones con todos sus hermanos, aunque todos están libres.

La últimas vez, Tontón Simeón, de 28 años, fue atrapada en la Calle José Tapia Brea, próximo a su vivienda, con una gran cantidad de porciones de crack y marihuana, lugar donde antes había sido sorprendida junto a sus otros hermanos y hermanas.

Junto a los hermanos ¨la dama¨ comparte en la DNCD uno de los más amplios registros criminales para una familia cuyos miembros se dedican abiertamente a vender estupefacientes.

SU HISTORIAL

Solo en este año  ha sido apresada cuatro veces, dijo el portavoz de la DNCD, Roberto Lebrón, quien no pudo explicar las razones por las cuales esta mujer ha sido liberada en iguales oportunidades

También,  sus parientes han sido apresados en numerosas ocasiones por el mismo delito, sin que al parecer ninguno se encuentre cumpliendo condena por violar la Ley 50-88. La penúltima vez que fue detenida fue a principio de mayo pasado, pero quedó libre en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva.

En marzo de 2010, por ejemplo, sus niñas de 9 y 11 años fueron detenidas en el mismo lugar donde ella fue arrestada anoche, precisamente donde ponía a las menores a vender estupefacientes.

Una semana después, Tontón Simeón cayó presa cuando entraba a la cárcel de Najayo,  San Cristóbal, para llevarle cocaína y marihuana a su marido, encerrado allí por cargos similares.

Tanto Tontón Simeón como Serapio de la Cruz Manzueta, alias Papito, forman parte de un “clan familiar” que se dedica al microtráfico y no ha habido forma para que un tribunal condene a uno de estos individuos.

“lo cierto es que son detenidos con las evidencias correspondientes y entregados a la instancia correspondiente, pero de inmediato están en la calle y retornan a su actividad habitual: la venta de drogas narcóticas”, dijo Lebrón en un comunicado.

De la Cruz Manzueta tiene 10 registros en la DNCD. Ese clan opera en el llamado “Callejón 213”, una parte atrás en la calle José Tapia Brea, zona rodeada de ventorrillos, bancas de apuestas y  paradas de motoconchos, muchos de los cuales son sus cómplices, porque los alertan  de la llegada de la DNCD o la Policía para que puedan botar los cientos de porciones disponibles para la venta.

Los hermanos de la indicada mujer son los también distribuidores de drogas, todos reincidentes y fichados hasta 10 veces cada uno. Se trata de Jacqueline, Yoselín y Johnny Tontón Simeón, apodado “El Chulo, todos hijos de los inmigrantes haitianos Mandón Tontón y Maritza Simeón.

Los únicos que no han sido conducidos a la DNCD son los progenitores de las citadas personas, todas conocidas ampliamente en su sector y todo el ambiente operacional de la agencia antinarcóticos.

No hay comentarios