Compartir

La noticia de que José Fernando Ortega Mohedano podría volver a prisión ha caído como un jarro de agua fría en su familia. La jueza del juzgado número de Sevilla revocaba el fallo que libraba de la cárcel al joven, de 24 años, debido a la reincidencia en su comportamiento delictivo. Una decisión polémica, escandalosa e injusta -que ya ha sido recurrida– que contrasta con el escrupuloso informe médico realizado de urgencia por el Juzgado número 4 de Alcobendas y que, en efecto, deja al descubierto la vulnerabilidad de José Fernando y su incapacidad para ser gerente de su propia vida.

El escrito forense, realizado en abril 2017, se adjuntó documentación sensible –testimonios familiares, analíticas, etc…– y la valoración de peritos psicotécnicos e informes médicos de la clínica López Ibor, de la Clínica Prisma, Instituto Médico Hipócrates y Proyecto Hombre de Salamanca en los que fue sometido a tratamientos e ingresos puntuales.

En el citado documento se hace un repaso minucioso a sus diversas adiciones algunas confesas públicamente –cerveza, cannabis, cocaína– y se pone de manifiesto que sufre, como él mismo confesó en televisión, una afectación psiquiátrica que, si bien no es la bipolaridad como él dijo, sí se trata de un trastorno límite de la personalidad que le impide tener una compresión lógica sobre lo que ocurre a su alrededor, así como para dominar sus emociones: “Su afectividad es lábil, no tiene pleno control de sus sentimientos y puede reaccionar de forma anómala ante comentarios o experiencias. No manifiesta carga de ansiedad. Memoria conservada con distorsiones en recuerdos de inexactos con mezcla de relaciones temporales que pueden contener fabulación”.

Relaciones peligrosas

Los forenses hacen hincapié, también, en la incapacidad que José Fernando tiene para mantener relaciones afectivas de carácter sano y responsable: “Se observa en él poca capacidad de reflexión y sugestionabilidad en la que otras personas, si actúan generándole confianza, pueden intervenir de manera eficaz sobre su voluntad, la cual se aprecia débil e inmadura. Esta voluntad débil ofrece la posibilidad de que pueda ser inducido por la sugestión a cometer un delito, ser cómplice, obtener firmas para contratos, realizar un mal uso de su economía…”.

Puedes leer la información completa de este reportaje en la edición impresa de la revista ‘Corazón’, a la venta en quioscos desde este lunes.

Seguro que también te interesa…

La situación de José Fernando

Michu anuncia su boda con José Fernando

José Fernando debe volver a la cárcel

Fuente de noticia

No hay comentarios

Deja un comentario...