Compartir
Jorge Prats. Archivo.

Servicios/Caribbean Digital

SANTO DOMINGO./ “El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) no ha impugnado como partido a través de sus autoridades, el Presidente del partido, Ing. Miguel Vargas, y el Secretario General, Lic. Orlando Jorge Mera, ningún candidato a las Altas Cortes, ni en ese sentido se ha expresado el representante del PRD en el seno del Consejo Nacional de la Magistratura, el diputado Hugo Núñez”.

Jorge Prats. Archivo.

A juicio de Jorge Prats, quien es director adjunto de la División de Políticas de Institucionalidad y Justicia de la Unidad de Políticas Públicas del PRD y miembro de la Comisión Política de dicho partido, la Comisión de Justicia no tiene calidad jurídica ni legitimación procesal para interponer impugnaciones ante el CNM en nombre del PRD, pues se trata de atribuciones exclusivas de la dirigencia institucional del Partido, encabezada por el Ing. Vargas. “Hasta la fecha, los órganos competentes y autorizados del partido no han sesionado ni decidido ni piensan impugnar a ningún postulante a las cortes superiores”, afirmó el abogado perredeísta.

Jorge Prats, quien participó en el proceso de reforma constitucional como integrante de la Comisión de Juristas que preparó el anteproyecto de reforma, consideró que Mariano Germán “es un jurista que prestigia al país, con grandes aportes académicos y profesionales y de una solvencia moral incuestionable, más allá de sus conocidos vínculos y simpatías políticas”.

Según el jurista, “ni la Constitución ni las leyes prohíben que los postulantes a las Altas Cortes tengan simpatías o militancia partidaria. Pretender lo contrario es tan absurdo como impugnar a Sonia Sotomayor como jueza de la Suprema Corte de los Estados Unidos solo porque vota demócrata en las elecciones y es simpatizante del Partido Demócrata y del Presidente Obama”.

Se manifestó confiado en que el proceso de conformación de las Altas Cortes culmine con la designación de “juristas probos y preparados de todas las corrientes ideológicas y partidarias capaces de impulsar la defensa de la Constitución y las leyes, de modo que las tres cortes superiores (Tribunal Constitucional, SCJ y Tribunal Superior Electoral) sean un espejo de la sociedad dominicana, con equilibrio jurídico, político, regional y de género”. Consideró, finalmente, que la designación de las Altas Cortes “no se puede posponer más, pues sin ellas no puede caminar la Constitución de 2010 y porque de postergarse la designación se coincidiría con la fase más intensa de la lucha electoral, con los riesgos de politizar aún más lo que de por sí es ya una decisión política fundamental”.

No hay comentarios

Deja un comentario...