Compartir
El sacerdotes Regino Martínez, se dirige al público presente en los salones de la iglesia Nuestra Señora del Rosario.

Servicios/Caribbean Digital

Dajabón, RD.- La compañía de Jesús (Jesuitas) dejó abierta las celebraciones de los 75 años de haberse ubicado  en la zona fronteriza norte, con un repaso histórico de las dificultades, logros y aportes  para instalarse en la provincia de Dajabón, ofrecido por los sacerdotes David Pantaleón y Regino Martínez, en los salones  de la parroquia Nuestra Señora del Rosario.

El sacerdotes Regino Martínez, se dirige al público presente en los salones de la iglesia Nuestra Señora del Rosario.

David Pantaleón, actual párroco de la iglesia,  dijo que desde el año de 1740, estuvieron llegando sacerdotes jesuitas a la isla, recorriendo a Montecristi, San Pedro de Macorís, hasta la vecina nación de Haití.

Estableció que estos  duraron poco tiempo en los lugares, debido a las difíciles condiciones de sobrevivencia para las personas que se atrevían a vivir allí. De ahí deviene el dicho popular de  no hace mucho tiempo, que a  quien le enviaban a la frontera era un castigo.

Pantaleón, significó que costó muchos esfuerzos la instalación de la iglesia católica en la frontera, en tanto hubo enfrentamientos con otras instituciones religiosas, las cuales,  en su recorrido histórico de estos 75 años, han desaparecido para dar paso a la colaboración.

Delante de un público,  constituido por sacerdotes, diáconos, religiosas/os, y feligreses, se fijó la llegada irregular de los jesuitas en el año 1701, cuando éramos parte de la Colonia española. Prueba de ello es,   que los sacramentos de la época eran estampados con el sello de la Corona, estando los registros del 1870, en buenas condiciones de leer.

Se mencionó que, la estadía del padre Pedro Francisco Antonelli, por más de 20 años en la frontera norte (1906-1936), sobrepasó  a  19 párrocos, los cuales  duraron un año de permanencia  en la zona fronteriza. David Pantaleón recordó que durante esa larga gestión,  la oficina de pastoral de la iglesia estaba radicada en Sabana Larga.

No fue sino hasta el año de 1936, cuando Rafael Leónidas Trujillo, en visita por España, le  llamó la forma de trabajo en las áreas técnicos educativos de los jesuitas, a los cuales les invitó a establecerse en Dajabón. Para ese año le entregaría a la compañía  de Jesús el padre Juan Gregorio Miranda Pérez (1934-1936), quien apenas llevaba dos años al frente de la parroquia.

De su lado, Regino Martínez precisó que otro de los intereses de Trujillo era el desmontar las prácticas religiosas de los haitianos,  quienes supuestamente habían invadido la frontera, por lo que se impuso la dominicanización a través de la religión católica a los pueblos fronterizos cercanos a Dajabón. Un año después del arribo de la compañía de Jesús, en el 1937, se produjo la matanza de miles de negros dominicos-haitianos/as y haitianos/as, iniciada desde Dajabón por la dictadura trujillista  y sus partidarios.

De esta parte de la historia se recuerda la llegada de los japoneses, y de familias dominicanas de las costas del noroeste del país para poblar y blanquear a Dajabón-.

Martínez, director de Solidaridad Fronteriza, planteó que las etapas que le ha tocado a los Jesuitas desarrollar en la frontera norte van desde el 1936-1965, el sacramento y colegios; 1965-1974, la palabra y formación de laicos; 1974-1989, momento de la organización, fortaleza de la fe y búsqueda de vida solidaria.

Mencionó además, los años  1989-1997, como el inicio de la lucha por la tierra, el trabajo de la binacionalidad y el surgimiento de Solidaridad Fronteriza; quedando el 2011 como el reto en perspectiva de la misión, la formación y espiritualidad, añadió.

El próximo 25 de junio, los jesuitas cumplirán 75 años de llegar formalmente al país, iniciando su misión pastoral y educativa por la provincia de  Dajabón, por tal razón, un calendario de actividades se están desarrollando a cargo de un comité que opera desde la parroquia del Rosario.

No hay comentarios

Deja un comentario...