Compartir
Periodista Tony Rodríguez

Servicios/Caribbean Digital

SANTIAGO.- Los profesores Víctor Cabrera y Tony Rodríguez, presentarán este miércoles 5 de marzo el libro “Implicaciones de la Deserción Escolar en República Dominicana”, basado en una investigación sobre los nexos de la pobreza, la desintegración familiar, la deserción escolar y la delincuencia.

Periodista  Tony Rodríguez
Periodista Tony Rodríguez

La obra incluye un estudio de campo realizado en la zona sur urbana de Santiago de los Caballeros, donde confluyen diversos males sociales asociados a la pobreza.

Una entrevista al profesor Cristian Ramos, director del Distrito 08-03 del Ministerio de Educación, en que establece que la pobreza es la principal causa de deserción escolar entre los adolescentes.  Otras causas, la desintegración familiar, la irresponsabilidad de los padres y la necesidad de los jóvenes de acceder a un empleo.

Las consecuencias de la deserción escolar, se manifiestan en baja preparación académica en los jóvenes, incremento de la delincuencia juvenil, la drogadicción, los embarazos en adolescentes y el acrecentamiento de los niveles de pobreza.

La actividad se efectuará este miércoles a partir de la 7:00 p.m; en la Sociedad Cultural Alianza Cibaeña de la caller Beller, número 127, de Santiago.

En República Dominicana, según datos del Ministerio de Educación, en el período 2012-2013, unos 145,421 estudiantes desertaron de los centros educativos públicos, y 33,393 lo hicieron en centros de enseñanzas privados.

Al 2011, los años promedio de educación cursada por la población dominicana mayor de 15 años de edad, era de 8.4, es decir, de un octavo grado. (Sistema de Indicadores Sociales de República Dominicana –SISDOM-).

Pero el problema no es exclusivo de este país.  En América Latina, el 70 por ciento de los estudiantes abandona la escuela, lo que influye en la pobreza de esta región, según los investigadores.

ZONA SUR SANTIAGO

La zona sur del municipio de Santiago, está compuesta por alrededor de 260,000 personas, distribuidas en más de 150 comunidades urbanas y suburbanas.

Las comunidades urbanas se agrupan en barrios y urbanizaciones. Específicamente, es en los barrios donde gravitan los grandes males sociales, entre ellos la pobreza, el hacinamiento, la drogadicción, la delincuencia, la prostitución y otros.

En los barrios se generan toda suerte de destinos, existiendo en ellos instituciones como las escuelas, las iglesias, los centros culturales y deportivos, las juntas de vecinos y otras instituciones de carácter positivo; pero igual, concurren las gangas, los puntos de distribución de drogas, las madrigueras de delincuentes, los pervertidores de niñas y adolescentes, y el elemento de la pobreza que tiende a justificar errores y fracasos humanos.

Hay factores positivos y negativos que van desde la familia al individuo. Ejemplo: la desintegración familiar (especialmente por causa de divorcio de los padres), tiende a ser un ingrediente de influencia negativa para el hijo que ve en el desplome de su hogar un atentado contra su estabilidad y formación.

Factores que van de la sociedad al individuo, como el entorno contaminado por la delincuencia, las pandillas, las drogas, las violaciones, los asaltos.

Hay barreras económicas, como la pobreza y los desplomes económicos de la clase media, que muchas veces empuja a los padres a presionar al estudiante a que abandone la escuela para integrarse al trabajo, las limitaciones para solventar los costos de los útiles escolares y las investigaciones, las tarifas de universidades y colegios, el costo de transporte, etc.

 

Hay barreras intrínsecas, precondiciones que trae un individuo al nacer, como dificultades de aprendizaje, sicomotoras o enfermedades que lo imposibilitan a mantenerse asistiendo a los centros educativos.

 

Según los autores, el estudio partió de una asignación de la Maestría en Gestión de Centros Educativos, de la Universidad Nacional Evangélica –UNEV-.

No hay comentarios

Deja un comentario...