Compartir

Servicios/Caribbean Digital

Montecristi, República Dominicana.- El desarrollo y el despegue turístico de esta provincia corren el riesgo de permanecer estancado, debido a la vieja práctica de invasores de tierra con vocación turística, como ocurrió recientemente con 96 hectáreas de la familia Thomen, contigua al aeródromo.

Unas 300 tareas de los terrenos colindantes con el mar, fueron ocupadas por personas desaprensivas que se dedican a la invasión de terrenos los cuales en su mayoría tienen sus dueños con arrendamientos de la alcaldía municipal y hasta con títulos de propiedad expedidos por un tribunal competente.

Lo extraño en este caso es que cada vez que asumen  nuevas autoridades civiles y judiciales se reproducen las  invasiones de terrenos acompañados de personas de diferentes extractos sociales.

Esta es una situación que mantiene alejados a quienes pretenden invertir en obras de infraestructuras para instalar sus empresas o negocios en esta parte del país.

Se recuerda que hace más de una semana que los intrusos denominados padres de familias sin tierras, invadieron una gran cantidad de terrenos ubicado en la parte Norte de esta ciudad en las proximidades del Aeropuerto Osvaldo Virgil,  propiedad del medico Santiagués Frank Joseph Thomen.

Los ocupantes ilegales incendiaron  parte de los predios que pretendían hacer suyos provocando una gran cantidad de humos lo que ha alarmado a los habitantes de esta población.

De acuerdo a informes abogados inescrupulosos y supuestamente autoridades civiles y judiciales incentivan a los invasores de terrenos, a quienes luego dan apoyo para que permanezcan en los mismos.

Mientras que Medio Ambiente actuó apresando a varias personas por la quema de más de 200 tareas de bosque  seco, afectando variedades de cambrón, apartillo, guatapanal y otras plantas endémicas.

Según el informe 30 invasores fueron apresados algunos de los cuales son reincidentes en la invasión de terrenos para luego venderlos.

En tanto, que se dijo que   terrenos más apetecibles por los invasores son este tipo de vocación turística, donde hay no solo proyectos sino inversiones en ejecución de millones de pesos, lo que siempre a deseado la comunidad para el verdadero desarrollo turístico de la zona.

Los terrenos en su totalidad son  96 hectárea, propiedad de la familia Tomen, de las cuales, 300 tareas fueron ocupadas por los invasores.

No hay comentarios