Compartir
David Prieto

Servicios/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.- Instituciones empresariales advierten que el crecimiento del comercio informal está generando pérdidas de empleo, que desaceleran la economía de las empresas formalmente establecidas y no contribuyen con el fisco.

Los presidentes de la Asociación de Empresas del Centro Histórico de Santiago y de la Asociación de Comerciantes de la Avenida Duarte manifestaron su preocupación sobre el auge de este tipo de comercio que promueve una economía  que  escapa del control del fisco, evadiendo las contribuciones al estado y que no produce distribución de la riqueza, en perjuicio de los empleos del  sector comercial que tributa.

David Prieto
David PrietoLos presidentes de la Asociación de Empresas del Centro Histórico de Santiago y de la Asociación de Comerciantes de la Avenida Duarte manifestaron su preocupación sobre el auge de este tipo de comercio que promueve una economía  que  escapa del control del fisco, evadiendo las contribuciones al estado y que no produce distribución de la riqueza, en perjuicio de los empleos del  sector comercial que tributa.

David Prieto y Robert Fernández presidentes de ASECENSA y ASODUARTE, respectivamente, manifestaron que el gobierno debe regularizar este tipo de comercio porque está ocasionando pérdidas graves al sector empresarial formalmente establecido y que cumple fielmente con las imposiciones tributarias.

Adujeron que un crecimiento del comercio informal tiene como consecuencia un decrecimiento del comercio formal y por ende a la reducción de personal, lo que iría en detrimento del interés del Presidente de la Republica de fomentar cuatrocientos mil nuevos puestos de empleos de calidad.

El comercio informal se alimenta de ropa y calzado, nuevos o usados que entran al país en pacas o tanques por los puertos y la frontera, evadiendo impuestos o pagando tasas mínimas a la dirección general de aduanas, perdiendo las  autoridades el control del destino final de estas mercancías que se venden en negocios informales, en las calles y en los mercados improvisados. Estas mercancías de manufactura extranjera van además en perjuicio de la producción nacional que tiene igual o superior calidad.

No hay comentarios