Compartir
David Prieto

Servicios/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.-La Asociación de Empresas del Centro de Santiago manifiesta que el auge de las compras internacionales exentas de impuestos está creando dificultad al comercio local y una disminución de los ingresos del Estado Dominicano.

David Prieto
David Prieto

Según el presidente de la organización empresarial, el comercio del país ha visto decrecer el movimiento económico producto de las facilidades para comprar en el extranjero a través de los servicios de mensajería expresa y que además, ha tenido como consecuencia la disminución de plazas de empleo para poder hacer frente a la situación imperante.

“El empleo formal ha sido el más afectado con la deslealtad de un comercio extranjero que no genera los puestos de trabajo que el comercio formal instalado en nuestro país si hace. Pero esto lo decimos con tristeza por que en la mayoría de los casos se coloca en la calle a un personal calificado para poder enfrentar la competencia de quien no tiene ni siquiera una tienda o almacén en la República Dominicana”. Manifestó David Prieto presidente de ASECENSA.

A juicio del principal dirigente de la institución que agrupa a comerciantes y empresarios del centro de Santiago, el comercio internacional se realiza en condiciones de deslealtad y no le aportan al desarrollo del país, ya que, no pagan tasas arancelarias, anticipo a las ventas, impuestos selectivos, cargas laborales y altos costos de energía eléctrica.

“En Santiago hemos visto un decrecimiento en la actividad comercial, ya que tenemos varias plazas comerciales, con una gran cantidad de locales vacíos y son pocas las franquicias internacionales que se han instalado en la ciudad, ya que pueden realizar sus ventas desde el exterior en condiciones más favorables sin necesidad de hacer inversiones en nuestro país, por lo que las ventas desde el extranjero han estado creciendo hasta un 30% anual, para este año se estima que las ventas libres de arancel e impuestos superen los 10 mil millones de pesos” afirmó.

Los comerciantes reclaman igualdad de condiciones, eliminando las tasas arancelarias e impuestos selectivos a todos los productos importados que su costo unitario en origen esté por debajo de los US$200.00, para poder así competir en igualdad de condiciones con las empresas extranjeras, que comercializan sus productos en el país desde el exterior sin pagar tributos y realizar inversiones que fomenten la creación de nuevos empleos.

1 Comentario

Deja un comentario...