Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina.

Dr. Arcenio Estévez Medina

La prohibición de la promoción, publicidad y el patrocinio de productos del tabaco reduce de manera significativa el consumo.  También la distribución gratuita de productos del tabaco debe prohibirse en todos los países del mundo, pues su objetivo es crear nuevos consumidores.

Dr. Arcenio Estévez Medina.
Dr. Arcenio Estévez Medina.

Con la prohibición de la publicidad se ha conseguido evitar muchos daños y muertes como consecuencia del tabaco en el mundo.  Se calcula que se ha elevado al doble el segmento poblacional que se ha beneficiado de esta importante medida.

Por otra parte, el informe muestra que hay unos 3,000 millones de personas cubiertas por campañas contra el tabaco desarrolladas en diferentes países.  Gracias a esto, cientos de millones de seres humanos que no fuman han sido capaces de evitar convertirse en adictos al tabaco y sufrir los terribles efectos de este hábito tóxico.

El desafío de conseguir la prohibición de la publicidad del tabaco en un mayor número de países.

Debido a su comprobada efectividad debemos estimular la prohibición a la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco y al mismo tiempo incrementar medidas más eficaces para combatir su consumo.  En este momento en el mundo hay 24 países, cuyas poblaciones sumadas alcanzan a los 694 millones de personas, que han obligado al retiro total de la publicidad del tabaco.  En un centenar de naciones se está trabajando de manera árdua para lograr lo mismo.  Sin embargo, todavía quedan 67 países que no se animan a empezar de manera escalonada a prohibir la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco.  Permitiendo que los daños producidos por este hábito tóxico sigan enfermando y mantando a tanta gente.

La doctora Margaret Chan, directora de la Organización Mundial de la salud, respecto a las medidas contra el tabaco declaró que “Si no cerramos filas y prohibimos la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco, los adolescentes y los adultos jóvenes seguirán viéndose tentados por el tabaco como consecuencia de las técnicas cada vez más agresivas que emplea la industria tabacalera.  Todos los países tienen la responsabilidad de proteger a su población de las enfermedades, la discapacidad y las defunciones que causa el tabaco.”

A pesar de toda preocupación y la inversión de recursos para evitar la publicidad y la promoción de los productos del tabaco, con el objetivo de inducir al consumo, muchas empresas tabacaleras invierten millones de dólares para ganarse la permisividad de los gobiernos y mantener estas campañas al caro precio de aumentar las muertes y el dolor de la población, que casi siempre es la más pobre.

Otras conclusiones importantes.

Los fumadores viven menos que los no fumadores.  Esto representa mayor gasto en el retiro para estos últimos.  Se piensa que los primeros tienen más probabilidades de morir antes de llegar a la edad de pensionarse.  Esto representa un promedio de 296 dólares más en gasto de jubilación en el no fumador, a decir de Mary Elizabeth Dallas en un artículo de HealthDay News, dado a conocer el 4 de junio del año 2013.

De acuerdo a este dato, a las administradoras de fondos de pensiones les conviene que las personas fumen, pero las administradoras de riesgos laborales y de salud gastan mucho en las enfermedades que éstas sufren y en pérdida de horas de trabajo de las mismas.  Cada trabajador que fuma cuesta alrededor de 6 mil dólares al año por encima de lo que gasta uno que no fuma.

A partir de las informaciones dadas a conocer por la revista Tobacco Control, citada por Mary Elizabeth Dallas, los gastos por exceso de atención de la salud llegan a más de dos mil dólares por año en los trabajadores fumadores y los recesos para fumar en horas laborables se calculan que cuestan más de tres mil dólares al año por cada empleado fumador.

No hay comentarios

Deja un comentario...