Compartir
Obreros trabajan en Cienfuegos.

Caribbean Digital

Santiago.-La Iglesia Católica advierte que las conquistas laborales logradas en base a esfuerzos, luchas y sacrificios no pueden ser borradas en la reforma laboral y dice que de aprobarse como pretenden los patronos sería absurdo y peligroso.

Obreros trabajan en Cienfuegos.
Obreros trabajan en Cienfuegos.

Considera que no es posible pensar en extender  la jornada laboral sin el pago correspondiente o eliminar la cesantía, por citar algunos aspectos de la reforma.

Indica que con acciones como estas estarían retrocediendo a tiempos anteriores a la dictadura trujillista.

“Es lamentable que 50 años después de la desaparición de ese régimen de oprobio, sus raíces sigan alimentando el pensamiento de algunos sectores nacionales en cuanto a rega­tearle a los trabajadores conquistas laborales o negarles el derecho a tener una vida digna”, expresa a través del editorial del semanario camino, órgano del arzobispado de Santiago.

Llama a estar atentos a la reforma del Código Laboral que se está planteando en nuestro país y considera que para su aprobación todos deben estar de acuerdo.

“Todos estamos conscientes de que para un país avanzar tiene que producir riquezas, de lo contrario se ahoga en préstamos y deudas internacionales, que lo atan, impidiéndole recorrer la senda de su propio destino. Pero alcanzar esta meta puede llevarnos a caer en la tentación de generar riquezas a costa de reducir la calidad de vida de los más necesitados”, apunta.

La Iglesia considera que la modificación al Código de Trabajo debe ser fruto del consenso, sabiendo sus actores que una empresa avanza cuando los obreros reciben mayores beneficios, dándose una identificación con el empleador que se traduce en rendimiento.

Critica que los dueños de industrias y empresas que han comprendido esta realidad consiguiendo de sus empleados una adhesión al logro de metas que se traduce en crecimiento económico.

Advierte que con salarios de miseria mueren las legítimas aspiraciones de los trabajadores/as de vivir con dignidad y merman sus energías para echar hacia adelante la producción.

Finalmente, agrega que se necesita un Código Laboral moderno, acorde a los cambios vertiginosos que vive la sociedad dominicana, que el mismo promueva el empleo formal y que sea chispa inspiradora del desarrollo creciente de los sectores productivos.

No hay comentarios

Deja un comentario...