Compartir
Presidente Danilo Medina. Archivo.

Caribbean Digital

SANTIAGO, RD. Como “una herida que aflige a la nación” calificó la Iglesia Católica la corrupción administrativa, por lo que solicitó al presidente electo, Danilo Medina, poner en su agenda de trabajo la erradicación de ese problema.

Danilo Medina. Archivo.

La sugerencia está contenida en el editorial del semanario Camino, correspondiente a este domingo, titulado “Segunda petición al presidente electo”, en el que califica la corrupción como un delito criminal.

En la nota editorial del pasado domingo sugirió a Medina que pusiera en su agenda de trabajo, como tarea urgente, el tema de la seguridad ciudadana.

Para basar su percepción de que la corrupción administrativa es delictiva y criminal, Camino dice que es así “porque el dinero que pertenece a todos se aloja en los bolsillos y cuentas bancarias de unos pocos” y que esa práctica, que cataloga como inmoral “la hemos venido sufriendo a través de los años”.

El vocero escrito de la Conferencia del Episcopado Dominicano es de opinión de que los gobiernos que han existido en toda la historia republicana han sido permisivos con los funcionarios que se han visto envueltos en escándalos de actos dolosos.

Tras insistir en que ha faltado una decisión firme para cortar de raíz este mal, Camino precisa que “los colores partidarios se transforman en padrinos empedernidos de los que han abusado de la confianza que el pueblo ha puesto en sus manos” y que cada vez que la justicia ha querido actuar se alega persecución política.

“Estamos en presencia de una deformación del sistema democrático y los que abusan de los fondos públicos traicionan los principios de la moral y las normas de justicia social”, sostiene.

Camino razona que la corrupción distorsiona de raíz el papel de las instituciones representativas “porque las usa como terreno de intercambio político entre peticiones clientelistas y prestaciones de los gobernantes”.

“La corrupción administrativa también introduce una creciente desconfianza respecto a las instituciones públicas, causando un progresivo menosprecio de los ciudadanos por la política y sus representantes, nos dice la doctrina social de la Iglesia”, puntualiza.

Para el periódico católico, el nuevo presidente tiene una oportunidad de oro para ir sembrando una cultura de honestidad y que para esa acción “cuenta con millones de hombres y mujeres que, dejando atrás las banderías políticas, sueñan con tener funcionarios pulcros, transparentes y con vocación de servicio”.

“Esperamos que se revisen los controles y procesos administrativos, y así cerrar las brechas que permiten los escapes financieros”, subraya, al tiempo de aconsejar cero tolerancia con aquellos que den el primer viso de adueñarse del erario.

Al final, Camino puntualiza que el nuevo gobierno, como administrador del Estado, tiene que velar, desde el primer día, para que la transparencia sea el norte de su gestión.

Fuente: El Nacional

No hay comentarios

Deja un comentario...