Compartir
Iglesia Católica

Caribbean Digital

La Iglesia Católica de Santiago, dijo que este año que casi concluye deja pendiente para el país la tarea  del aumento de la falta de institucionalidad que impide crecer, dejando el sabor amargo de ver que no se pone en ejecución controles eficientes para frenar la corrupción que genera tanta pobreza.

Iglesia Católica
Iglesia Católica

De acuerdo a Camino, es un periodo de luces y sombra para el país y que una de las sombras es que la corrupción se mantiene igual, porque no ha habido avances.

Dijo que “sigue imperando la complicidad y la impunidad frente a los que depredan las arcas del Estado”.

“Es triste ver cómo las leyes se acomo­dan para no tocar a los que se roban la esperanza de un pueblo que tiene derecho a disfrutar de una vida digna”, agregó..

Consideró camino que el año 2013, también abrió la ventana para que entrara el aire fresco de una nueva primavera caracterizada por el surgimiento de una conciencia ciudadana más revitalizada.

Indicó que poco a poco surge en el llano y la montaña el compromiso más firme de hombres y mujeres capaces de transformar los signos de muerte que nos acechan en faros de luz que anuncian un nuevo día.

En otro orden, sostuvo que este año, decenas de instituciones de la Iglesia y la sociedad civil fueron llenando de obras de amor la geografía nacional y que  los resultados los estamos cosechando, aunque no aparezcan en las páginas de los diarios.

Igualmente, dijo esperar que las lecciones aprendidas del año que termina nos indiquen el camino para sentar las bases de un nuevo año, 2014, cargado de hermosas expectativas en bien de este querido pueblo que las espera con ansias. Dios nos ayudará!

“Las páginas del calendario llegan a su final para dar paso a un nuevo año. Se fueron 365 de prisa y  agitados, donde cada persona, comunidad y pueblo sabe de sus triun­fos y fracasos”, declaró.

Para CAMINO, el 2013 ha sido un año de grandes aconteci­mientos que hacen ver la historia de un modo dife­rente, donde  hubo  luces y sombras.

Según Camino una de las luces ha sido la elección del Papa Francisco en el pasado mes de marzo.  Su estilo de vida, cercanía, gestos y pa­labras han contagiado a millones de personas, creyentes o no, quienes a través  de él han sentido más de cerca el mensaje de Jesús que vino para que todos tenga­mos vida, y vida en abundancia.

Una sombra la encontramos en las guerras que continúan llenando de horror a la humanidad. Tenemos el caso de Siria, nación asiática en donde la barbarie y el crimen han llegado a los niveles más cavernarios. Está Irak que sigue desangrándose, pasando de un millón las víctimas de ese holocausto. Mientras el negocio de las armas sigue echando combustible a esa llama con rostro de tragedia humana.

No hay comentarios