Compartir
Danilo Medina. Archivo.

Por Ing. Heber de la Rosa

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD./ Tras conocer los resultados del competitivo proceso electoral, nos llega la expresión del pensador estadounidense, Ernest Hemingway, cuando nos expresa que el secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento, se sustenta en la capacidad de humildad que puede desplegar una persona.

Danilo Medina. Archivo.

Precisamente, en todo el ciclo del proceso electoral, Danilo Medina supo desplegar lo que hace grande a los seres humanos, humildad en todo el agitado proceso electoral, en el que salió victorioso como el presidente de todos los dominicanos.

Lo demostró durante la exposición de sus propuestas en los medios de comunicación, en los recorridos por todo el país, en los contactos con el pueblo y las organizaciones sociales, y ahora lo reafirma con su triunfo electoral del 20 de mayo.

Los resultados del recién finalizado proceso electoral demostraron que el candidato del PLD, Danilo Medina, con su humildad y capacidad, supo  concentrar  su atención de los electores  que aspiran  a un cambio de rumbo de la nación dominicana.

Las propuestas  convincentes concitaron  la participación consciente y decidida de la población, al apoyo de las aspiraciones presidenciales del  candidato del Partido de la Liberación Dominicana, que el próximo 16 de agosto le tocará dirigir los destinos de la nación.

Los electores que siguieron de cerca el desempeño de los candidatos, reconocieron con su voto inteligente, que en Danilo Medina se sustentan las aspiraciones de un pueblo que aspira a que la República Dominicana trille un mejor futuro para los dominicanos.

El mejor actor de este proceso de la vida política de la nación, sin dudas, los constituye el pueblo, el que con su tacto, inteligencia y decisión,  ha sabido escoger  a un estadista dispuesto a dar lo mejor para la nación.

Dar lo mejor, por supuesto, con el apoyo y la comprensión de los sectores sociales y económicos  que tienen el optimismo de construir una mejor República  Dominicana, que marche a la par con las sociedades que han marcado el camino hacia el desarrollo.

Danilo tiene los conocimientos, la voluntad política y la capacidad para concertar y emprender los cambios y los esfuerzos  que  definitivamente  habrán de definir un mejor destino nacional.  Por lo que el triunfo dado por el pueblo al candidato del PLD, constituye el triunfo de todos los que amamos esta pequeña  nación caribeña.

La ocasión es precisa, entonces,  para recordar al agudo pensador romano, Marco Tulio Cicerón, cuando nos indica:“cuanto más alto estemos situados, más humildes debemos ser”.

El autor es dirigente político

No hay comentarios