Compartir
Hipólito Mejía recibe respaldo del cronista deportivo Alberto Rodríguez. A su lado, Wellington Arnaud.

Servicios/Caribbean Digital

SANTO DOMINGO, RD.- El candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano, Hipólito Mejía, recibió el respaldo del comunicador deportivo Alberto Rodríguez.

Hipólito Mejía recibe respaldo del cronista deportivo Alberto Rodríguez. A su lado, Wellington Arnaud.

Rodríguez entiende que el país necesita un cambio en todos los sentidos y que por esa razón trabajará  sin descanso para ayudar al ex presidente Mejía en sus aspiraciones para ser elegido como Presidente dela Repúblicaen las próximas elecciones

“En estos momentos entiendo que el país necesita tomar otro curso. Creo en la alterabilidad, y estoy bien claro que solo el PRD y su candidato Hipólito Mejía puede hacer los cambios que el país necesita”, agregó.

Para el joven cronista deportivo en el sector deportivo hay que hacer muchos cambios, y enfatizó que las nuevas autoridades del deporte, de ganar Hipólito Mejía, deben  hacer hincapié en el mantenimiento preventivo de las instalaciones deportivas.

“Cada vez que voy al Centro Olímpico medan ganas de llorar. El principal centro deportivo del país está en total abandono y eso tiene que cambiar”, sostuvo Rodríguez  quien fue presentado al candidato del PRD por el diputado Wellington Arnaud, quien es su amigo de infancia.

Rodríguez además de producir por más de quince años programas de radio y televisión, narrar béisbol y baloncesto, es actualmente gerente general de los Titanes en la liga nacional de baloncesto y fue ejecutivo del Club Rafael Barias de Villa Consuelo cuando fueron campeones del baloncesto distrital en el2009. Haganado varios premios como cronista deportivo del país.

“Alberto es un activo muy valioso de la juventud dominicana. Estoy muy contento con su apoyo. Será muy útil para nosotros”, sostuvo el candidato del PRD, Hipólito Mejía.

Manifestó que tiene un compromiso con la juventud dominicana a la que hay que rescatar de los vicios y la delincuencia.

 

No hay comentarios

Deja un comentario...