Compartir
Hipólito en caravana. Archivo.

Caribbean Digital

Se confiesa hombre de fe y devoto de la Virgen de La Altagracia

BARAHONA, RD.– El candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano, Ingeniero Hipólito Mejía, prometió que en las próximas horas emitirá su opinión en torno a la carta publicada por la conferencia del Episcopado Dominicano, en la cual los obispos denunciaron una serie de males que afectan a la sociedad dominicana.

Sobre la carta de los obispos, el candidato dijo que tiene previsto reunirse con sus asesores en las próximas horas, para

analizar los pronunciamientos de los obispos. “Mañana vamos a analizar el documento para emitir un juicio serio, porque no quiero emitir un juicio medio-demagógico, porque yo no acostumbro a eso”.

Dijo que la iglesia católica difícilmente se equivoca, porque es una “resonancia de la sociedad”. “El cura que menos estudia tiene un doctorado en sociología o teología, y saben lo que están diciendo”.

“Yo quiero emitir un juicio acabado, no quiero ser un demagogo, yo no puedo hacer eso”, subrayó Mejía, quien realizo un recorrido por distintas comunidades de Barahona, iniciado en horas de la mañana en el municipio de Oviedo, y que continuo por Enriquillo, Paraíso, La Ciénaga, Bahoruco, y que culmino en la ciudad de Barahona con una majestuosa manifestación.

En este último acto político, el presidente Mejía juramentó cientos de reformistas y peledeístas que pasaron a apoyar sus aspiraciones presidenciales. Otros grupos de reformistas y peledeístas fueron juramentados en las distintas comunidades recorridas por Mejía durante el fin de semana.

Mejía, además, ratificó su creencia y convicciones por la fe católica y su devoción a la Virgen de La Altagracia, cuyo día se celebró este sábado 21 de enero. El candidato asistió a una misa en la iglesia Nuestra señora de la Altagracia, del municipio Paraíso, donde donó una considerable suma de dinero al Padre Sergio del Carmen, cura párroco, para la compra de un vehículo.

Los obispos católicos condenaron, en su carta pastoral con motivo de celebrase el Día de la Altagracia, la “corrupción rampante”, la crisis moral, que a su juicio se ha enquistado en el “alma nacional” y, además, la violencia contra la mujer y la violencia intrafamiliar.

En el documento emitido por la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), los obispos católicos afirman que aunque la humanidad se siente muy preocupada por la gran crisis económica y financiera, la Iglesia Católica sostiene que la gran crisis “es humana y moral”.

Los obispos atribuyen la crisis moral que afecta a la República Dominicana al incremento de la violencia contra la mujer y la familia, la precariedad de los salarios y de los servicios básicos y la corrupción, así como a la “mediocridad de los políticos”.

La Carta Pastoral fue leída por el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo y presidente de la CED.

Algunos dirigentes políticos  instaron al Gobierno del  PLD y a las autoridades a acoger el llamado de la Conferencia del Episcopado Dominicano para encarar la “incertidumbre, desigualdad social, narcotráfico, sicariato, corrupción e impunidad” que prevalecen en la República Dominicana.En la carta, los obispos dominicanos también detallan, de manera pormenorizada, los aportes en sus 50 años de la Conferencia del Episcopado Dominicano, creado oficialmente el 22 de septiembre de 1962.

“Nos preocupa todo esto y prometemos que al pueblo dominicano no le faltará ni nuestra voz sincera ni nuestra crítica como tampoco nuestro aliento al comportamiento correcto”.

“Nos preocupa en estos momentos que esa crisis moral haya ido enquistándose en el alma nacional”, expresan los obispos en su comunicación. Subrayan, además, que es necesario buscar la causa de la violencia que afecta a la sociedad, a nivel general, y de la creciente violencia contra la mujer y la familia.

“Aquí hay que situar la causa de la violencia en general que nos envuelve, de la creciente violencia contra la mujer y la familia, de la precariedad de los salarios y de los servicios básicos para todos, la dimisión de su deber educativo por parte de las familias, de la escuela y de los medios de comunicación social, la mediocridad de muchos políticos, la corrupción rampante”, expresan los obispos.

La Conferencia Episcopal es una expresión del espíritu colegial y de la comunión que vincula a todos los Obispos. El reconocimiento formal de su existencia se debe al Concilio Ecuménico Vaticano II que al valorar su funcionalidad pidió establecerla en todas las naciones.

El Concilio Ecuménico Vaticano II en su Decreto Christus Dominus sobre el Ministerio Pastoral de los Obispos en la Iglesia puntualiza: “Desde los primeros siglos de la Iglesia, los Obispos que estaban al frente de las Iglesias Particulares,  movidos por la comunión de fraterna caridad y por el celo de la misión  universal confiada a los Apóstoles aunaron sus fuerzas y voluntades para promover el bien común y el de la Iglesia.

“La Conferencia Episcopal es como una asamblea en que los Obispos de cada nación o territorio ejercen unidos su cargo pastoral para conseguir el mayor bien que la Iglesia proporciona a los hombres, sobre todo por las formas y métodos del apostolado, aptamente acomodado a las circunstancias del tiempo”.

Estructura

La estructura interna de la Conferencia del Episcopado Dominicano responde a nuestras necesidades y divide su acción en seis áreas que integran las diversas Comisiones Nacionales de Pastoral: Formación y Espiritualidad (Presbíteros, Diáconos, Seminarios, Vocaciones, Vida Consagrada, Laicos); Palabra y Liturgia (Misión y Obras Misionales Pontificias, Kerigma y Catequesis, Liturgia, Doctrina de la Fe, Ecumenismo, Biblia, Comunidad, Congresos Eucarísticos Internacionales); Familia (Familia, Vida, Niñez y Adolescencia, Juventud, Tercera Edad); Pastoral Social (Social, CEDAIL-Justicia y Paz, Cáritas, Salud, Penitenciaria, Ecología); Educación (Escuelas Católicas, Formación Integral Humana y Religiosa, Universidades, Cultura, Comunicación); y Movilidad (Migrantes, Haitiana, Turismo – Aeropuerto – Apostolado del Mar, Santuarios). Cada Comisión está dirigida por un Obispo.

Además, existen las Comisiones Episcopales, integradas sólo por Obispos (Mixta CED-CONDOR, Seminario Mayor Santo Tomás de Aquino) y otras Instituciones, entre las que se destaca por su tarea y misión el Instituto Nacional de Pastoral.

Medios de Comunicación

La Conferencia del Episcopado Dominicano se hace presente con sus dos importantes programas, la Voz de los Obispos TV y Radio, en los diversos  escenarios de la vida familiar y social, privada y pública, a través 22 canales de televisión y la red de emisoras católicas UDECA y otras que los transmiten. También está muy presente a través de la Internet con su página WEB, Del mismo modo, es un importante informativo e instructivo el Semanario Católico Nacional “Camino”.

Damos gracias a Dios por el crecimiento y desarrollo que nos ha permitido experimentar en estos 50 años de creación oficial de nuestra Conferencia. Por el crecimiento de las Instituciones de la Iglesia dominicana, sus 11 Diócesis y el Obispado Castrense con sus más de 584 parroquias, sus 11 seminarios menores y sus 2 Seminarios Mayores, el Pontificio Santo Tomás de Aquino en sus dos recintos, Santo Domingo y Santiago y el Redemptoris Mater; por el crecimiento de nuestras vocaciones sacerdotales y religiosas, por nuestros sacerdotes, diáconos y seminaristas.

5 Comentarios

Deja un comentario...