Compartir
El expresidente Hipólito Mejía. Archivo.

Caribbean Digital

 

SANTO DOMINGO./ El Presidente Hipólito Mejía dijo  la noche de este jueves que está de acuerdo con el sometimiento a la justicia de Leonel Fernández por su manejo de la economía, al tiempo que  manifestó su respaldo a las protestas que se realizan en todo el país contra el paquetazo fiscal.

El ex presidente Hipólito Mejía. Archivo.

Mejía, ex Presidente de la Republica, dijo que el discurso pronunciado por Leonel Fernández fue una repetición de lo mismo que ha hecho siempre, en los últimos ocho años: defender la corrupción, hablar mentiras y justificar lo injustificable.

El ex mandatario dijo que quien debió hablar sobre la Reforma Fiscal fue Danilo Medina y no Leonel Fernández, porque Danilo es el presidente.

Al ser cuestionado de su Leonel Fernández debe ser sometido a la Justicia, Hipólito Mejía, dijo que sí.

Dijo que está de acuerdo con la protestas, al igual que estuvo de acuerdo cuando protestaban contra él “yo respetaba eso.”

Sobre el silencio de Danilo Medina, el ex mandatario dijo que no sabe si es prudencia, miedo, desconocimiento o irresponsabilidad, pero independientemente debe asumir la responsabilidad de líder y de presidente de los dominicanos

El ex presidente Hipólito Mejía dijo estar de acuerdo con las protestas que se escenifican contra el paquetazo fiscal, pacífica, con respeto.

Este gobierno se merece que se le hagan estas protestas, “independientemente de lo que digan yo estoy de acuerdo.”

Sobre la decisión del Procurador General de la República al desestimar la querella contra Leonel Fernández, “tú sabes que si hay algo que me ha dolido a mí en el alma es la aptitud de mi pariente, amigo, vecino y amigo de mis hijos Domínguez Brito, porque ese niño lo vi yo nacer, conozco sus ancestros, conozco su padre, su madre y yo tenía una fe ciega en Domínguez Brito, yo veía en ese muchacho un hombre de mucho futuro”.

Con esta declinatoria parecía un muchacho haciendo mandados, independientemente que tenga razón o no cae en esta desgracia de hacerle coro al desorden y a la vagabundería.

No hay comentarios