Compartir
Hipólito Mejía durante una actividad en el sector Riverdale en El Bronx.

Miguel Cruz Tejada

De Diario Libre

NUEVA YORK._ El candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano, Hipólito Mejía, advirtió aquí que de ser electo nuevamente presidente de la República, gobernará con valor y el cambio tendrá que hacerse por la buena o por la mala.

Hipólito Mejía durante una actividad en el sector Riverdale en El Bronx.

Mejía, quien encabezó un nutrido acto organizado por el Movimiento Superintendentes con Papá, coordinado por Benedicto Sosa, dijo que ya está bueno del jueguito que tienen los corruptos, los ladrones y los que se benefician de la miseria del pueblo contra los pobres del país.

“No es posible que se siga conspirando contra los pobres del país y por eso, el cambio tendremos que hacerlo por la buena o por la mala”, enfatizó.

Durante su discurso aseguró que el 20 de mayo del 2012, “hay que darles en la cabeza a estos azarosasos”, porque lo que más daño  que ha hecho en país “es el maldito robo que ha hecho millonarios a gente que andaba a pie y en chancletas y ahora andan en yipetas”.

“Eso hay que pararlo y lo haremos por la buena o por la mala. Acepto el reto y confío en el Todopoderoso, en la capacidad de los dominicanos y dominicanos y en la firme decisión de la gente, de que esto no lo podemos seguir permitiendo, porque les va a pesar, no a nosotros, sino a nuestros niños, niñas y nietos que son las generaciones del futuro”, añadió el ex presidente de la república.

Refirió que cuando salió del Ministerio de Agricultura y de la presidencia mucha gente, incluyendo familiares suyos, le preguntaban que cuántos millones tiene. “Nada, los mismos que tenía antes y me acusaban de pendejo por no haberme robado los cuartos del pueblo”.

“Eso se debe a que se ha perdido la moral y algunos no se siente orgullosos de ser hijos de una familia humilde y eso, hay que recuperarlo allá (República Dominicana), porque el que metió y meta la pata y las manos, la va a pagar en mi gobierno”, advirtió el candidato perredeísta.

“No hay derecho para que nadie conspire contra los pobres del país. Cada día, recibo yo un alimento, un tónico y una vitamina para fortalecer la psiquis y el cuerpo, porque esos males hay que enfrentarlos”, precisó Mejía.

Les prometió asegurarles el retiro a la República Dominicana y que se sientan tranquilos. “Espero que sea así y que también sus hijos y nietos se comprometan a echar el pleito por la dominicanidad y voy a utilizarlos porque necesitamos inyectarle sangre nueva a la administración del Estado”.

Jocosamente y en su estilo peculiar, relató que un primo suyo le pidió integrarlo a su seguridad y Mejía le respondía: “a mi seguridad no, será a mi inseguridad, porque en el país ya no se puede ni caminar y tenemos que garantizar que todos estemos tranquilos”.

Expresó que cuando la dictadura de Trujillo, se podía dormir hasta en los parques hasta con dinero encima y nadie se metía con nadie, “pero tampoco podemos apretar mucho la tuerca, porque se puede romper, aunque tomaremos los correctivos pertinentes para resolver ese y los demás problemas nacionales”.

En el acto, celebrado en un restaurante del sector Riverdale en El Bronx, hablaron también Sosa y el ex cónsul general y coordinador federal de la campaña, Luis Eludis Pérez, quien presentó a Mejía.

No hay comentarios

Deja un comentario...