Bartolo Colón se convirtió en el pitcher latinoamericano con más triunfos en la historia. (AP)
Por Domingo Hernández
Aunque debió batallar duro para conseguirlo, finalmente Bartolo Colón se convirtió en lanzador latino con más victorias, con un total de 246.
Colón materializó su hazaña, el pasado martes, tras cinco intentos fallidos previamente, lo que en un momento hizo suponer que quizás este año no la lograría.
Su proeza, con la que dejó atrás al nicaragüense Dennis Martínez (245), que ostentó el récord por  20 años,  automáticamente lo coloca entre los más grandes lanzadores latinoamericanos de todos los tiempos en Grandes Ligas.
Podría pensarse que a sus 45 años de edad, 21 en las Mayores, Colón estaría pensando en el retiro luego de batir el citado récord.
Lógicamente, eso sería lo ideal, sobre todo si se toma en cuenta el hecho de  que, en honor a la verdad, se trata de un lanzador que aunque ha sido muy bueno y es un caso excepcional dentro del béisbol, ya está en franco declive.
Sólo basta con observar que entre el 2017 y la presente temporada, Colón registra marca de 13-24 y que su efectividad es cada vez más alta, en razón de que en tiempos recientes ha estado por encima de los 5.00  (5.18 actualmente).
De ahí el que, de continuar, podría exponerse a dañar sus números y a marchitar su grandeza.
Precisamente, tras su histórico triunfo, Colón aseguró que ahora está motivado a romper el récord de Juan Marichal, inmortal de Cooperstown, como el dominicano con más innings lanzados en Grandes Ligas, quien lanzó un total de 3,507.1 entradas en su gloriosa carrera.
Hasta ahora, Colón compila 3,445.1 entradas en sus 21 temporadas en la Gran Carpa, lo que indica que aún le faltan 61.2 para empatar con Marichal.
Lo más idóneo sería que el nativo de Altamira pueda igualar y superar este mismo año a Marichal en este departamento -y complete las 250 victorias- y que al final de la temporada anuncie su retiro definitivo. Empero, es probable que a lo mejor el tiempo no le alcance y deba extender su trayectoria a la venidera campaña (se supone que, sino Texas, cualquier otro equipo podría ofrecerle trabajo).
De ser así, Colón, que de por vida tiene efectivdad  4.09 y foja de 246-186, con 2,526 ponches propinados, además de un premio Cy Young en el 2005, correría el riesgo de dañar sus estadísticas y consecuentemente retirarse “por la puerta de atrás”, como se dice en el argot popular cuando alguien se ve en la necesidad de irse de una actividad determinada de manera indigna, humillado como lanzador.
Y lo cierto es que Colón, quien ha logrado reivindicarse una y otra vez y que es  un vivo ejemplo de consistencia, de tenacidad y perseverancia, no merece eso. Lo correcto es que haga mutis con elegancia, con la frente en alto, con todos los honores que debe representarle una carrera que, como la suya, ha sido extraordinaria. Y el final de esta campaña, podría ser el mejor momento para tomar una decisión de esa naturaleza. ¿Qué opina usted…? PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: A propósito de Marichal, es oportuno decir que éste logró 20 o más victorias en seis ocasiones durante su época de lanzador activo. Lo hizo en 1963, cuando logró 25, 64 (21), 65 (22), 66 (25), 68 (26)y 69 (21). !Suena la campana! !Climmp!

Deja un comentario...