Compartir
Claudio Márquez.

JOSE ALFREDO ESPINAL

[email protected]

CONNECTICUT, Estados Unidos./  Al enterarme este lunes del fallecimiento del periodista, colega y amigo Claudio Márquez, me llenó de tristeza.

Claudio Márquez.

Claudio no era un amigo con quien compartía muy a menudo ni tampoco con quien tenía esa estrecha amistad como posiblemente  él la tuvo con otros colegas de la comunicación de Santiago y otras ciudades dominicanas.

Sin embargo, el colega periodista, con sus virtudes y defectos, fue una persona que me supo distinguir en su momento e igual manera yo trataba de corresponderle de la misma manera.

Claudio decía lo que entendía a su manera. Creo que era un poco conservador en algunos casos, especialmente del ámbito político.

En fin de cuentas, Claudio Márquez era lo que usted quiera interpretar de su vida. Lo mas importante para mi, es que él era un amigo, un periodista, un colega.

A su esposa y a sus hijos, a los cuales no he tenido la oportunidad de conocerlos, además de mi solidaridad por la partida de un ser querido, me resta decirles que sean conformes y que sepan que esa es la ley de la vida. Se nace, se reproduce y se muere.

Hoy se fue Claudio, mañana me voy, después ustedes y así sucesivamente.

Solo Dios determina nuestra existencia en la tierra y nuestro “buen” comportamiento como ser humano en el mundo determinará nuestro rumbo después de la muerte.

Hasta luego Claudio, porque decirte adiós sería imposible.

No hay comentarios

Deja un comentario...