Compartir
Ramón Mercedes.

Por Ramón Mercedes

Especial/Caribbean Digital

Nueva York. El desarrollo sostenido que viene experimentado la República Dominicana desde hace varios años, no puede ser detenido, desviado ni distraído, por quienes quieran sacarle provecho político.

Ramón Mercedes.

El país es testigo, desde hace años, que el presidente Leonel Fernández ha venido implementado políticas de bienestar social y económico en beneficio de los dominicanos, llámense perredeistas, reformistas o peledeistas.

Dichas inversiones a favor de la nación no son para que el candidato presidencial del PRD-PPH, Hipólito Mejía, quiera venir ahora  hacer aparentar que las mismas tienen un carácter partidario, que serán usadas en su contra y por lo tanto no lo permitirá.

Hay que remitir al señor Mejía que verifique la prensa nacional del 24 de julio pasado, cuando el presidente Fernández se comprometió ante el país desde el hotel Dominican Fiesta, hacer las inversiones millonarias en obras nacionales que el pueblo necesita.

Ante su comparecencia frente al país, el mandatario detalló la procedencia de los fondos para ejecutar las obras nacionales con la colocación de los 500 millones de dólares de los bonos soberanos en los mercados internacionales, el desembolso de los 340 millones dólares del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Asimismo los 25 mil millones de pesos que serán colocados en el mercado local, los 7 mil millones, adicionales en bonos que se aprobarán, ya fueron aprobados, en el Congreso Nacional y afirmó que con la aprobación de las revisiones quinta y sexta del acuerdo con el FMI la economía dominicana está en una nueva dinámica.

El PRD-PPH está alucinando y quiere que paralicen el país, que no se construyan carreteras, caminos vecinales, escuelas, hospitales, que se cancele la Tarjeta de Solidaridad a los pobres, que se cierren los Comedores Económicos, el Inespre, las Plazas Agropecuarias.

Ellos quieren que vuelva el caos, desorden, destrucción, inestabilidad, desconfianza, sobresaltos e ineficiencia en el manejo de las cosas públicas, como lo hizo Hipólito cuando fue presidente del país (2000-04).

“Con los recursos previamente indicados, la meta es promover mecanismos de fortalecimiento de la seguridad ciudadana, muy especialmente a la ampliación del programa de Barrio Seguro. “Pero, de igual manera, fortalecer la producción agropecuaria para garantizar la seguridad alimentaria de nuestra población más vulnerable.

“Para el mes de octubre de este año, se dará inicio a la segunda etapa del Plan Nacional de Asfalto y Bacheo, y por lo tanto, completar la pavimentación de las calles de los municipios que no pudieron ser completados en la fase anterior.

Asimismo, “terminar un conjunto de carreteras secundarias que comunican a diversas comunidades del país, además se llevará a cabo un plan intensivo de rehabilitación de caminos vecinales en todo el territorio nacional.

Está ya en ejecución un ambicioso proyecto habitacional en 20 provincias. Se terminarán acueductos en fase de construcción y se concluirán los proyectos de construcción de muros de contención para protección de las comunidades que habitan a orilla de los ríos

“El gobierno continuará con la construcción de escuelas, liceos, hospitales y clínicas rurales, actualmente en proceso de realización y se completarán los Centros Tecnológicos Comunitarios”.

Recuerden el slogan en uno de los mandatos del doctor Joaquín Balaguer “gobierno que trabaja país que progresa”

No hay comentarios

Deja un comentario...