Compartir
Guillermo Saleta y Miguel De Jesús.

Miguel De Jesús

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.-El salón de sesiones del honorable Ayuntamiento de la ciudad de Santiago estaba lleno de personas, era una mañana calurosa y soleada en que todos queríamos ser testigos del reconocimiento como hijo distinguido del Príncipe de Bella Vista.

Guillermo Saleta y Miguel De Jesús.
Guillermo Saleta y Miguel De Jesús.

En primera fila Doña Olga Rodríguez esposa del homenajeado junto a sus dos hijosGuillermo José y José Guillermo lucían emocionados. Este hombre comunicador social, mercadólogo, dirigente deportivo y catedrático universitario, estaba frente a todos con la paz que le caracteriza.

El es uno de los munícipes de aquí que subió a la cima y se mantiene como ejemplo. Hermoso ser humano lleno de pureza y nobleza que hoy recoge lo mejor de sus sembrados, “la formación de hombres de bien de sus dos hijos”.

La vida le ha hecho muchas malas jugadas, pero él, se mantiene brillando con el Sol, sonriendo con la risa de la brisa entre los árboles, viviendo en armonía con todos, esperando el nuevo día para darse por entero a lo que  cree correcto y con pasos lentos ayudado por un bastón sigue siendo lo que todos sabemos que él es, una criatura creada por  Dios.

Gran parte de su valioso tiempo lo ha dado a los jóvenes atletas desde la Asociación Deportiva de Santiago (udesa), otra a enseñar desde las aulas y con mucha altura regala al país cada noche  una hora de su agenda para comunicar con respeto y sin herir con la palabra desde“Portafolio Extra  por Tele Universo canal 29”.

Más de 40 años lleva dando solo lo mejor a su Patria y aun consciente de que le queda menos tiempo por vivir que lo vivido hasta ahora, cobra vida cada día para darse por entero a las mejores causas de su pueblo.

Vestido con los trajes de la valentía, verdad y honradez se ha convertido en defensor de la dignidad humana, siendo abanderado de que la vida nos fue dada solo para hacer cosas que valgan la pena en provecho de todos.

El es un árbol cuyas raíces fuertes han sido sostén para hacer  realidad los  sueños de aquellos que se han acercado al Maestro en busca de orientación. Hoy escribimos del hombre sensible, sincero, cariñoso y admirable, por lo que concluimos diciendo sin temor a equivocarnos que“Guillermo Saleta, es una mina de oro en Santiago”.

No hay comentarios