Compartir
Las viviendas, que estarán listas el próximo mes de junio, constan de dos habitaciones, sala-comedor, cocina, baños, pisos en porcelana y puertas en poliuretano.

Servicios/Caribbean Digital

Canca Arriba, Tamboril. El gobierno, a través del Instituto Nacional de la Vivienda;(INVI), trabaja de forma acelerada en la construcción de la primera etapa del  proyecto habitacional donde serán alojadas unas 256 familias de las 528 que fueron afectadas por los derrumbes ocurridos en la comunidad de  Carlos Díaz en el municipio de Tamboril.

Las viviendas, que estarán listas el próximo mes de junio, constan de dos habitaciones, sala-comedor, cocina, baños, pisos en porcelana y puertas en poliuretano.

La primera etapa del proyecto habitacional, que ejecuta el INVI, por instrucciones del Presidente Leonel Fernández, se levanta en una porción de terreno de unos 50 mil metros cuadrados, de un total de 105 mil metros que fueron adquiridos por el Estado, en la comunidad, Canca Arriba.

Las viviendas, que estarán listas el próximo mes de junio, constan de dos habitaciones, sala-comedor, cocina, baños, pisos en porcelana y puertas en poliuretano, de acuerdo a la nota de la Subdirección de Prensa de la Presidencia.

Actualmente se trabaja en la instalación del sistema de agua y cloaca, así como en la construcción de contenes, aceras y alumbrado eléctrico exterior.

Se recuerda que en febrero del 2009, grandes derrumbes de tierra provocaron la perdida de cientos de viviendas que fueron afectadas por fuertes aguaceros  caídos en esa zona, por lo que las autoridades declararon inhabitable esos terrenos.

Las familias afectadas, recibieron la ayuda del gobierno, inmediatamente después del colapso de las viviendas, llevándoles alimentos cocidos en los albergues establecidos y los estudiantes fueron reubicados en otros centros educativos, por el colapso de una escuela.

Los Comedores Económicos del Estado, sirvieron  desayuno, comida y cena, durante el tiempo que los damnificados estuvieron en los albergues, desarrollando una labor titánica, reconocida  por toda la comunidad.

El presidente Leonel  Fernández, visitó a los damnificados albergados en un polideportivo, en la comunidad de Canca Abajo y allí dispuso el pago de alquiler de viviendas para las familias afectadas, las cuales recibieron 15 mil pesos cada una, suma con la cual pagaron tres meses de alquiler.

La disposición del Presidente Fernández, fue ejecutada por la Dirección General de Desarrollo de la Comunidad, (DGDC),que dirige Luis Acosta Moreta, que ha  cumplido al pie de la letra con el compromiso de pago, siendo el ultimo desembolso, el correspondiente a  los meses de enero, febrero y marzo del 2011.

De acuerdo al cura párroco de Carlos Díaz, Cesar Filpo, el gobierno está cumpliendo cabalmente con el compromiso asumido con los afectados, ya que desde que ocurrió la tragedia, se han hecho nueve pagos.

Dijo además, que los damnificados van a recibir apartamentos bonitos y adecuados y el gobierno tendrá un gran alivio, porque con la primera etapa, serán beneficiadas el 50 por ciento de las familias.

Los comunitarios que residían en los terrenos afectados, se sienten muy agradecidos de la ayuda que el presidente Leonel Fernández, le ha dado, desde que ocurrió la tragedia.

El manejo adecuado y a tiempo  que dieron las autoridades, preservaron las vidas de los residentes en la zona, ya que   no hubo víctimas.

No hay comentarios

Deja un comentario...