Compartir
El abridor Matt Cain.

Caribbean Digital

 

 

SAN FRANCISCO. Si los Tigres de Detroit logran tomar la delantera 3-0, 3-1 o 3-2 en la Serie Mundial que inicia el miércoles entonces al partido siguiente tendrán que jugarlo como si la misma estuviera 3-3.

El abridor Matt Cain.

Esto así, porque los Gigantes de San Francisco, rivales de los felinos en el Clásico de Otoño, completaron el lunes la segunda remontada en esta postemporada tras verse al borde del precipicio. Primero le tocó hacerlo ante Cincinnati, que dominaba 2-0 una serie al máximo de cinco. Anoche fue el turno de los Cardenales, que se vieron delante 3-1.

La artillería hizo daño en las primeras dos entradas, pero descargó su mayor arsenal en un tercer capítulo de cinco vueltas para imponerse 9-0 a San Luis en el séptimo choque de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

La novena californiana se medirá por vez primera al rival de Michigan en esta instancia en la búsqueda de su segunda corona en tres años.

Fue la primera victoria en partidos siete en playoffs para los Gigantes, que habían perdido las cinco oportunidades previas en sus 128 años de historia.

El abridor Matt Cain, que entró al partido con foja de 1-2 y 4.67 de efectividad, lanzó 5.2 entradas de cinco hits y cuatro ponches.

Con los Gigantes delante 2-0 al abrir el tercero, Marcos Scutaro abrió con sencillo, Pablo Sandoval le siguió con doblete y Buster Posey fue transferido para llenarse las bases. El abridor Kyle Lohse fue sustituido por Joe Kelly, quien fue recibido con doblete productor de dos de Buster Pence y en la jugada anotó Posey por error del jardinero central Jon Jay.

Brandon Belt se embasó con sencillo a segunda, Gregor Blanco negoció boleto, Brandon Crawford sacó rodado al campo corto que remolcó otra y Ángel Pagán conectó piconazo al torpedero que llevó otra vuelta a la goma.

La serie disputará sus primeros dos encuentros en el AT&T Park de esta ciudad. Los Gigantes abrirán de locales gracias a la victoria de la Liga Nacional sobre la Americana en el Partido de las Estrellas de julio pasado en Kansas City, donde el dominicano Melky Cabrera fue Jugador Más Valioso.

Cabrera arrojó positivo en una prueba de dopaje que fue anunciada el 15 de agosto y fue suspendido por 50 partidos. Pero el equipo descartó habilitarlo para la postemporada y rompió vínculos con él.

 

Fuente: Diario Libre

No hay comentarios

Deja un comentario...