Compartir
Germán Díaz Bonilla (Niní).

Miguel De Jesús

Locutor y abogado dominicano

SANTIAGO, RD.– Nació en la ciudad de Santo Domingo y llegó a Mao cuando era un adolescente que pisaba la raya de la frontera que abre las puertas al país de la juventud, es decir tenía 17 años cuando sus padres abandonaron la ciudad capital para cobijarse en los bellos atardeceres.

Germán Díaz Bonilla (Niní).
Germán Díaz Bonilla (Niní).

Viene de un hogar de muchas limitaciones pero nunca dejó que las oportunidades llegaran hasta él. Salía a buscarlas con valentía y determinación y sin esconderse del fantasma del miedo tripulaba la nave sin ver las turbulencias

El movimiento deportivo de la Provincia Valverde  a inicios de los años 70s cobra vida gracias a su trabajo constante.Volibol y Baloncesto fueron sus hijos para luego convertirse en uno de los ideólogos de los Juegos Provinciales Barranquiteños actividad que se realiza cada 3 de Julio como tributo a los Héroes y mártires de la batalla en contra de la primera intervención Norteamericana (1916).

Ha tenido el valor de hacer realidad sus sueños en provecho de los demás y su voz se levanta con mucha fuerza cuantas veces sea necesario para romper el silencio y hacer brillar la Estrella que a todos ilumina sin distinción y con calidad.

Las veces que ha asumido retos, los enfrenta  con el coraje de un gladiador haciendo de lo imposible lo posible, dejando las fantasías y abrazándose a sus ideales mientras recorre los caminos sin que ningún golpe de la vida lo detenga.

Después de darlo todo en la Línea Noroeste y el país como atleta y dirigente deportivo ahora corre con toga negra y birrete con borla azul  para desde los tribunales hacer resplandecer la canción de la esperanza al defender con  ahínco lo que considera justo.

En la actualidad es el Fiscal titular en el Tribunal de la Ejecución de la Pena del Distrito Judicial de la ciudad de Santiago y en más de una oportunidad lo hemos visto mirar por las persianas en dirección a nuestro Mao, como extrañando su Patria chica .

Con los expedientes bajo su brazo, lo vemos caminar por los pasillos del Tribunal ansioso por llegar al estrado que convierte en altar de lo sagrado desde donde oficia, al ejercer su trabajo como un sacerdocio de entrega por la dignidad y el respeto a la vida y valores.

 

Hoy dedico este Momentito con Miguel, al hombre que trilló los caminos por los que la juventud de hoy transita sin tropiezos exhibiendo sus habilidades deportivas, ese mismo hombre que por su honestidad  y desarrollo profesional me motiva para formar parte  del coro que por su decoro todos gritamos a coro. “Germán Díaz Bonilla (Niní), un valor autentico de Mao”

No hay comentarios