Compartir
Trajano Potentini.

Servicios/Caribbean Digital

Trajano Potentini.

SANTO DOMINGO.-La Fundación Justicia y Transparencia (FJT), luego del revuelo causado por las declaraciones del Pastor Ezequiel Molina, coordinador del Movimiento Evangélico La Batalla de la Fe, de que se cierre el Congreso Nacional como forma de que el país ahorre recursos para destinarlos a la educación y la lucha contra la corrupción, y a las diversas mediciones de los periódicos digitales, dando cuenta de que más de un 75% de los dominicanos favorecen la propuesta de Molina, entre otras consideraciones llegando inclusive a calificar a los legisladores como corruptos, vagos, títeres, aprovechados, buenos para nada, y otros epítetos, debe ser señal suficiente para que el congreso se avoque a una profunda reflexión sobre el rol que están desempeñando.

Justicia y Transparencia entiende que el Congreso Nacional (Poder legislativo) es el principal poder del Estado, donde se conjuga la expresión más genuina de la democracia con el mandato de representación que ostentan del pueblo y para el pueblo dominicano, no de los partidos políticos y sus intereses como hasta ahora viene observándose. Lo que evidentemente ha lesionado y erosionado su credibilidad en un accionar a toda luces a espalda del interés nacional, alejado de sus responsabilidades constitucionales en un laborantismo prácticamente personal.

Trajano Potentini presidente de La Fundación Justicia y Transparencia (FJT) rechaza la posibilidad de cerrar el congreso, tras considerar que sería funesto para la democracia, y en tal sentido pide a los legisladores enrumbar su accionar apegado a la ética y a la moral, siempre en consonancia con las aspiraciones más sentidas de sus comunidades, despojándose de intereses particulares y partidarios, y así recobrar su esencia de representantes del pueblo dominicano.

No hay comentarios