Compartir
Francisco Peña. Archivo

Servicios/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.– Mientras discurren las semanas previa al inicio del próximo campeonato de béisbol dominicano, el receptor Francisco Peña se prepara para asumir con  responsabilidad el reto de ser  el titular de la posición dos del conjunto Águilas Cibaeñas.

Francisco Peña. Archivo
Francisco Peña. Archivo

Si alguien en las Águilas tiene argumentos, para gritar a los cuatro vientos que es aguilucho desde chiquitico, ese es Francisco Peña, de manera que con él la mística sigue.

Y es que cuando Francisco nació, ya su padre Tony y su tío Arturo, eran una especie de Batman y Robin en las Águilas Cibaeñas.

El prometedor cátcher sorprendió a todos y se presentó desde el primer día a los entrenamientos aguiluchos, aun cuando todos reconocen que se merecía un descanso.

Pero Francisco, con la cabeza levantada y el pecho erguido, deja establecido que es ¡Aguilucho desde chiquitico! Y que los Peña son incansables cuando se trata de béisbol.

“Yo sigo muy motivado y trabajando fuerte en los entrenamientos, porque estoy muy contento de que los fanáticos vieran  mis actuaciones de los últimos años y sobre todo que valoren mi faena de este año”.

El receptor cibaeño tiene dos temporadas corridas jugando para las Águilas, asistiendo a la Serie del Caribe, Clásico Mundial y los circuitos menores de los Estados Unidos sin dar señales de agotamiento.

En su actuación en los Estados Unidos, Peña, finalizó con el equipo Las Vegas 51″s, sucursal Triple A de los Mets de New York, donde acumuló promedio de .257, producto 56 hits en 268 turnos al bate.

También conectó 9 cuadrangulares y remolcó 39 carreras, cifras topes en su joven carrera.

“Estuve muy saludable y sin lesión, cuando un pelotero tiene salud todo depende del esfuerzo que pone en el terreno de juego”.

Peña se definió como un ¨Guerrero¨ que siempre está dispuesto a salir a batallar por el triunfo de su equipo Águilas Cibaeñas.

Como es el sueño de todo jugador, Francisco esperaba ser subido este año por los Mets de Nueva York, pero no está decepcionado ni desesperado, sino que esperará su momento.

¨Después de la Serie Mundial seré agente libre y vamos a estudiar lo que se ponga sobre la mesa¨, significó.

A sus 24 años de edad, Francisco, entrará a su sexta temporada en la liga dominicana y la oportunidad y el compromiso de ser el enmascarado  detrás home  lo valora como el resultado de mucho esfuerzo.

“En el afán por avanzar, uno aprende cosas nuevas cada día, por eso madura, juega en equipo, lo demás es tratar de mantenerte saludable”, afirmó.

Y finalizó citando que “Soy muy joven, pero considero he aprendido mucho a través de los torneos importantes en los que he participado, como fue la Serie Mundial de Pequeñas Ligas en 2001, varias series del Caribe y el pasado Clásico Mundial”.

No hay comentarios

Deja un comentario...