Compartir
Cristian Reyna, Gerald F. Murray, Marina Ortiz y Mario Dávalos.

Redacción/Caribbean Digital

La obra es de la autoría del antropólogo norteamericano Gerald F. Murray y la socióloga dominicana Marina Ortiz.

SANTIAGO, RD. Fue puesto a circular en esta ciudad el libro “Pelo Malo, Pelo Bueno: estudio antropológicos de los salones de belleza en la República Dominicana”, el cual revela que existen mas de 55 mil salones en toda la geografía nacional que generan mas de 150 mil empleos.

Cristian Reyna, Gerald F. Murray, Marina Ortiz y Mario Dávalos.

La obra de la autoría del antropólogo norteamericano Gerald F. Murray y la socióloga dominicana Marina Ortiz,  fue presentada este miércoles el Edificio Empresarial por el Fondo para el Financiamiento de la Microempresa(Fondomicro), con el auspicio del Fondo para el Desarrollo (Fondesa).

Libro “Pelo Malo, Pelo Bueno”.

El presidente de Fondesa, Cristian Reyna, destacó que durante sus 30 años esta institución ha apoyado el sector de los salones de bellezas contando en la actualidad con una cartera de RD$40 millones de pesos distribuidos en mil salones de belleza en la región del Cibao.

El prólogo de la obra es del historiador Frank Moya Pons, quien entiende que siendo el pelo un elemento tan importante en la conformación e integración de la personalidad individual, así como en el ethos social, no es sorpresa que el salón de belleza haya adquirido la categoría de institución esencial para asegurar, junto con otros factores, la calidad de vida de muchas dominicanas.

Las consideraciones del historiador Moya Pons, fueron dadas a conocer en el acto por el presidente de Fondomicro, Mario Dávalos, ante la presencia de ejecutivos de las instituciones patrocinadores de la obra, microempresarios y otros invitados.

Los autores de “Pelo Malo, Pelo Bueno”, Gerald F. Murray y Marina Ortiz, afirmaron que los salones de belleza constituyen  una de las actividades micrompresariales mas numerosas del país.

Una de las tesis centrales de los autores es que la dictadura de la piel blanca ha sido reemplazada por otra dictadura estética: la del pelo lacio. “El país ha pasado desde una pigmentocracia hacia una pelocracia”, aseguran.

La obra revela las veces que las dominicanas van a los salones de belleza, trata sobre el pelo lacio, hibrido, las destrezas avanzadas de las peluqueras dominicanas, entre otros temas importantes sobre el tipo de pelo y los componentes que utilizan las mujeres criollas.

No hay comentarios

Deja un comentario...